Madres que cargan solas con sus hijos, el drama social sobre el que nadie opina

martes 21 septiembre , 2021

Creado por:

Madre soltera | Imagen de referencia Pixabay

En nuestro país una gran cantidad de hogares son liderados por madres solteras, que cuidan solas a sus hijos, ya sea por una separación entre los progenitores o porque los padres se niegan a cumplir con su rol, las mujeres suelen llevar la carga más pesada.  

Puede parecer en el papel que la ley ampara a estas mujeres, pero del dicho al hecho hay mucho trecho, para proteger su integridad llamaremos a la protagonista de esta historia María, una madre soltera de 35 años, con dos niños a su cargo, sin trabajo desde que inició la pandemia. 

María vive en una constante agonía para conseguir el sustento de sus vástagos y al buscar el apoyo de la justicia para que los padres de sus hijos asuman su rol, no ha hecho más que pasar vicisitudes sin conseguir el más mínimo apoyo, todo inició en marzo del 2020 justo antes de la cuarentena, María llevó al padre de su hijo mayor ante la Justicia para que este cumpliera su responsabilidad, se dirijo a la fiscalía de su sector e interpuso la denuncia y es ahí donde comienza su periplo.  

Primero pagas a un alguacil 1,500  pesos o lo que cobren en función de tu zona para que entregue la citación al denunciado, este proceso tuvo que hacerlo María tres  veces, es decir, una madre sin recursos ni trabajo, debió pagar  4.500 pesos para intentar conseguir la atención de la justicia.  

Llega el día de la citación y tras el padre negar sus ingresos reales, pues, no hay una investigación de las finanzas, ni un seguimiento, es decir se cree en la palabra de alguien que niega deliberadamente el pan a sus hijos “La jueza le fijó una pensión de 3,000 pesos mensuales, que nunca pagó, de hecho al salir de la sala, me amenazó y nunca más respondió el teléfono, ni regresó a ver el niño”. 

Este “hombre” nunca  cumplió, María acudió nuevamente a la fiscalía para denunciar la situación a lo que le responden que debe pagar nuevamente a un alguacil para que entregue otra vez un citatorio, lo que tendría que hacer hasta tres veces hasta que “Juan” decida aparecer y solo de no ser así, se le generaría una orden de arresto, hasta ese punto calculen cuánto se ha gastado esta madre, soltera y sin trabajo.  

María relata que tras ponerle la pensión a Juan temía por su vida y la de su hijo, se sentía acechada y tras gastar los que no tenía, sigue sin ver un centavo, sola, frustrada y más pobre que cuando inició, María pasa a las filas de esas mujeres que generación tras generación arrastran solas la responsabilidad de la crianza en una sociedad, que no las apoya, no las defiende y las obliga a parir sin importar la condición. 

El segundo fruto del vientre de María se origina de un tipo de violación no reconocida, en nuestro país, el hombre se quitó el preservativo a traición, para cuando se dio cuenta era muy tarde, así que se vio sometida un embarazo no deseado, por supuesto este hombre abandonó la responsabilidad de sus actos tras saber las consecuencias, obviamente María siguió adelante con el embarazo y la misma sociedad que la obliga a cargar sola con la responsabilidad le cierra las puertas cuando se trata de obtener justicia. 

¿Cuántas Marías hay en nuestros barrios? ¿Cuántos casos conoces? ¿A cuántas mujeres como esta la iglesia y la parte más conservadora de nuestra sociedad ha tendido  la mano de forma real? 

¿Por qué entre tantos casos superfluos en los que nos distraemos no prestamos atención a esto? Tenemos normalizada la responsabilidad de la mujer y somos totalmente permisivos con estos malos hombres, luego nos quejamos de violencia, delincuencia y mala educación en una sociedad que no cuida la crianza, ni procura la justicia. 

Z Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Z Digital como fuente.

Esmerarda Montero

Esmerarda Montero

Doctora en Comunicación Social, especializada en Análisis del Discurso y el Audiovisual, Consultora en Comunicación Estratégica, docente de grado y posgrado, articulista, comentarista y conferencista. Síguela en @esmerardamonterovargas y @emonterovargas

LO MÁS LEÍDO