Cirugía robótica Crónica

Un brazo robótico solidario contra tumores encefálicos

jueves 24 diciembre , 2020

Creado por:

Brazo robótico | Foto: EFE/ Fundación Semmy

Por Imane Rachidi

El niño Tijn, fallecido por un cáncer encefálico en 2017, pasó a ser “el héroe del pintauñas” al movilizar a Países Bajos para pintarse las uñas en solidaridad con los enfermos de cáncer terminal. De la recaudación, un centro de oncología invierte ahora 1,2 millones de euros en un brazo robótico para recolectar tejido del cerebro de forma segura.

El brazo robótico es hoy una inversión de la solidaridad de millones de holandeses y ayudará a los neurocirujanos del Centro Princesa Máxima de Utrecht, especializado en oncología pediátrica, a recoger tejido tumoral de manera más cuidadosa, para realizar sus exámenes de forma precisa y detectar así tanto el cáncer, como su avance y posibilidades.

Durante las navidades de hace cuatro años, políticos, deportistas, actores y ciudadanos de a pie cedieron sus manos al pequeño Tijn de Hapert, que falleció en 2017, no sin antes dejar huella en toda la sociedad por haber pintado las uñas a colas de gente, entre ellos conocidos neerlandeses como el DJ Tiesto, el ultraderechista Geert Wilders, el líder de la izquierda verde Jesse Klaver y el luchador de Kickboxing Rico Verhoeven, entre otros famosos.

Un tumor sin cura

Esta forma de cáncer en el tronco encefálico, que le robó la vida a Tijn una semana antes de que celebrara su séptimo cumpleaños, afecta en Países Bajos a una media de 10 de los 150 niños que cada año contraen un tumor cerebral y, al no haber aún cura, la mayoría de los pequeños con este cáncer mueren dentro de un año después del diagnóstico.

Su campaña, que excedió con creces sus expectativas y copó portadas de diarios nacionales, logró recaudar 2,5 millones de euros de los 1,2 que tenía como objetivo para financiar el brazo robótico que pueda usarse en procedimientos neuroquirúrgicos y para tomar biopsias de tumores cerebrales profundos en niños, y así poder adelantarse a los daños mortales que produjo el GPID en Tijn.

“A largo plazo, la medicación también se puede administrar directamente en estos tumores profundos con este sistema robótico, que con suerte podría conducir a un tratamiento más eficaz y con menos efectos secundarios”, dijo el hospital, al anunciar la compra esta semana de un robot que creen que permitirá tratar mejor y con más eficacia a los niños que sufren el cáncer.

Lee también: Facebook y Google pactaron cooperar ante una posible investigación, según WSJ

El quirófano del futuro

El centro médico que acogerá este brazo robótico está terminando la construcción de un nuevo edificio que acogerá lo que llaman “el quirófano del futuro”, y subraya que la tardanza en ponerlo en marcha se debe a una “investigación exhaustiva” sobre el sistema robótico más adecuado, compatible con su neuronavegación controlada por resonancia magnética.

El oncólogo pediátrico Dannis van Vuurden consideró que este brazo robótico “ofrece la esperanza de que realmente se pueda marcar una diferencia en los niños con cáncer de tronco encefálico y otros tumores cerebrales”.

Lo que supone el director clínico del centro, Eelco Hoving “una nueva perspectiva de investigación para desarrollar nuevos tipos de tratamiento”.

Agencia EFE

Agencia EFE

LO MÁS LEÍDO