Armamento Corea del Norte Kim Jong-un

Pionyang dispara la tensión con pruebas de artillería en tiempos de pandemia

domingo 22 marzo , 2020

Creado por:

Kim Jong-un | Foto: EFE EPA KCNA

Corea del Norte realizó este fin de semana su tercera prueba armamentística en lo que va de mes y año, un acto que ha disparado la tensión entre sus vecinos en medio de la pandemia de coronavirus, cuya situación en el país es un misterio.

Los medios estatales norcoreanos confirmaron este domingo que su ejército llevó a cabo una prueba de artillería con una nueva arma táctica guiada en la víspera bajo la supervisión de su líder, Kim Jong-un, para corroborar y mostrar a sus oficiales “el poder” de un nuevo sistema que les será entregado a sus unidades.

“Los proyectiles fueron disparados con un sonido rugiente y un destello deslumbrante para golpear con precisión el islote objetivo”, según un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias norcoreana, KCNA, que no ofreció detalles adicionales sobre el tipo concreto de proyectil ni su lugar de lanzamiento.

El anuncio de Pionyang se produce un día después de que el Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano dijera que el régimen norcoreano había lanzado lo que cree que fueron dos misiles de corto alcance desde la provincia de Pyongan del Norte, en el noroeste del país.

Las autoridades japonesas también confirmaron los disparos.

“El lanzamiento demostró claramente las características de las diferentes trayectorias de vuelo y ángulos de caída, la precisión de los proyectiles guiados y su poder”, dijo KCNA, que agregó que el arma es la última de una serie de sistemas de desarrollo nacional.

Kim alentó a continuar con la creación de dispositivos, que, dijo, permitirán al partido único “llevar a cabo un cambio radical en la estrategia nacional de defensa”.

El líder norcoreano ya advirtió en su discurso de Año Nuevo sobre la intención del país de dar un giro en su política de Defensa ante su atascado diálogo sobre desnuclearización con Estados Unidos.

Los lanzamientos de este sábado fueron duramente criticados por Corea del Sur, que los calificó de “un acto muy inapropiado” en el actual contexto de lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus, y pidió al país vecino que cese de inmediato estas actividades.

El de la víspera fue el tercer lanzamiento de proyectiles que el régimen norcoreano efectúa en marzo y el tercero de este año 2020.

El régimen de Pionyang también se encuentra combatiendo contra la propagación del patógeno por el país. Corea del Norte, que optó por un cierre temprano de fronteras, ha endurecido sus medidas de cuarentena y restringido el movimiento de personas y mercancías.

Este mismo domingo, su principal diario, el Rodong Sinmun, hizo un llamamiento a la población a mantener “al menos un metro de distancia” y evitar el transporte público, en lo que parece una campaña de distanciamiento social para evitar contagios.

Corea del Norte no ha informado de ningún caso de COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el coronavirus SARS-CoV-2, pero algunos expertos creen que podría estar encubriendo algún brote.

La propagación del virus por el hermético país podría deparar una importante crisis sanitaria en el empobrecido territorio, objeto de asfixiantes sanciones económicas de la comunicad internacional en protesta por sus pruebas balísticas y nucleares.

La hermana y miembro del comité central del partido norcoreano, Kim Yo-jong, desveló hoy que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha enviado una carta personal al líder del país expresando “su intención de cooperar en el trabajo contra la epidemia”.

Trump también “explicó su plan para impulsar las relaciones entre los dos países” y mostró “su voluntad de mantener el contacto estrecho con el líder en el futuro”. Kim “agradeció la carta”.

La relaciones entre Washington y Pionyang se han enfriado de forma progresiva desde la fallida cumbre de Hanói de febrero de 2019 y en sus primeras palabras públicas de este año, Kim señaló que no ve razón para mantener la moratoria autoimpuesta sobre sus pruebas nucleares y de misiles para favorecer el diálogo con EE.UU.

Los ensayos armamentísticos de Pionyang suponen un nuevo frente de tensión en un mundo inmerso en una guerra contra un enemigo invisible que deja hasta la fecha más de 300.000 contagiados confirmados y más de 13.000 muertes.

Agencia EFE

Agencia EFE

LO MÁS LEÍDO