Esos vientos trajeron ciclones

domingo 11 agosto , 2019

Creado por:

Narciso Isa Conde | Foto: Kelvin de la Cruz

El caso del videíto de Villa Vásquez, incluida la reacción encubridora del Contraalmirante Alburquerque, tiene antecedentes y es necesario comenzar a contar esa historieta.

Leonel Fernández recibió en su despacho a Arturo Del Tiempo Marquez, recomendado por el Embajador de turno de Colombia. Igual, se reunió varias veces con Nelson Solano (el ZAR CARIBEÑO de la heroína).

Las fotos están ahí.

Casos señeros

En el caso del cartel Quirino, la figura militar mas conspicua fue el general Florentino y Florentino, un hombre del Presidente y comprobada su asociación con ese cartel, el presidente Fernández lo protegió.

En el caso Paya y el cargamento de droga desaparecido, el Contralmirante Ventura Bayonet, de vieja data en esos menesteres (ver “Confesiones Amordazadas”), actuó desde la Marina como cómplice y encubridor de esa banda criminal.  Y el presidente Fernández le garantizó impunidad.

El caso del coronel Hilario develó como opera su mafioso Departamento de Operaciones.

Por encima de ellos, más cerca de Leonel, estuvieron los generales Aquino García y Belisario Medina y Medina. Ambos se repartieron por un trecho largo el control de las Fuerzas Armadas y sus negocios ilícitos, incluido el narco-tráfico.

 Ambos iniciaron su ascenso meteórico (al igual que Florentino) como jefe de los guardaespaldas del Presidente, hasta ser designados dos de ellos ministros de la FFAA y jefes de  la DNI; y recuerden cuantos carnets e ingresos de civiles a los cuerpos militares aparecen vinculado a escándalos de droga, incluido proceso Figueroa Agosto-Sobeida.

Dos ministros civiles, Freddy Pérez  (Obras Publicas) y Francisco Javier (Industria y Comercio y a Turismo), fueron cómplices de Florentino y Florentino, Margarita Gómez (la decoradora) y Quirino.  Francisco Javier  se estrenó con el escándalo Mazurca en la Lotería Nacional.

Impunidad prolongada

Ninguno ha sido tocado, ni por el gobierno y la Justicia de Leonel, ni por Danilo.

La DNCD  estuvo largo tiempo en manos de la Marina de Guerra a través de Ventura Bayonet, Gilberto Delgado, Lajara Sola e Iván    , y nada cambió. Luego se la quitaron a la Marina para colocarla en manos de la Policía, a cargo del general Rosado Mateo, un hombre del Guillermo Guzmán Fermín (el tristemente célebre “cirujano”, socio de Diandino Peña y de Arturo del Tiempo Márquez ).

Más tarde -y ahora- volvió a ser controlada por la Marina y  sectores de la FFAA; mientras la PN exigió  -y logró- que le rehabilitaran su DICAM para repartirse el  lucrativo negocio.

La DNCD es un botín y opera como un multi-cartel estatal, con sicariato incluido.

 Junto a la Policía Nacional conforman, en  permanente competencia, mecanismos y estructuras que  les generan a sus jefes fortunas al vapor, tienen sus carteles civiles preferidos, extorsionan negocios y personas; someten, acosan, torturan  y matan jóvenes de las barriadas populares.

 Operan a nivel del macro, micro-tráfico y  lavado. Sus clanes se asocian a bandas y cobran peajes con total impunidad.

Eso no es nuevo.

En los dos Gobierno de Danilo nada ha cambiado, salvo que él se ha cuidado más de involucrarse y de aparecer junto a los capos civiles.

La impunidad de la narco-corrupción estatal  y la ausencia de estrategias eficaces perduran y el mal sigue creciendo y reproduciéndose.


Z Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Z Digital como fuente.

Narciso Narciso Isa Conde

Narciso Narciso Isa Conde

Político revolucionario, escritor, miembro de la coordinación del Movimiento Caamañista, de la Izquierda Revolucionaria y la Presidencia Colectiva del Movimiento Continental Bolivariano.

LO MÁS LEÍDO