Video

Psicólogos: personas que no se “dejan caer” viven una etapa biológica diferente a su edad

viernes 20 septiembre , 2019

Creado por:

Foto: Pixabay

Los psicólogos Gamalier Del Rosario Mercedes y Maikol Díaz Encarnación consideraron que muchas personas manifiestan un  desfase en su comportamiento al no establecer una diferencia entre su edad biológica y su edad cronológica.

Según explicaron, personas que no tuvieron la oportunidad de disfrutar su niñez, adolescencia y juventud, sea por precariedades económicas que las llevaron a tener que trabajar en edad infantil, que se casaron a edad muy temprana por religiosidad o por imposición de un estilo de vida de restricciones y controles, cuando superan esos inconvenientes y han llegado a una edad madura o en estado envejeciente, comienzan a desarrollar una vida de sociabilidad, disfrutes y vivencias propias de una etapa juvenil.

Manifestaron que esas personas justifican esa conducta en las condiciones de vida en que se desarrollaron que las llevaron a una etapa adulta a destiempo.

Al analizar el tema en el programa Entre Adultos que por ZTV y la Z101.3 FM, producido por el médico psiquiatra Héctor Guerrero Heredia y que conduce el psicológo clínico Eladio Hernández De la Rosa, Gamalier y Maikol coincidiedron en que si se adpatan al espacio y el tiempo, caen en un desfase entre lo biológico y lo cronológico, de acuerdo a la psicología social. 

Eladio Hernández De la Rosa, Gamalier Del Rosario Mercedes y Maikol Díaz Encarnación | Foto: RTJaime

Precisaron que esas personas pueden que lleguen a un estado de midorexia, que es la obsesión por verse joven, vigoroso, atractivo y que pueden hacer lo que hacen sus hijos o nietos, como bailar ritmos musicales dirigidos a la juventud, imitar sus proesas o usar vestimentas y accesorios impropios para su edad cronológica.

Consideraron que las personas cuando llegan a una determinada edad, deberían tomar en cuenta el espacio y el tiempo, para no pasar de ridículo en determinados ambientes. 

Maikol sostiene que aunque esas personas se justifican en el tipo de vida por la que atravesaron, esa conducta no tiene, necesariamente, que considerarse una patología, ya que debe verse ese comportamiento en el contexto del tiempo, la frecuencia con que lo pone de manifiesto, el lugar y el ambiente.

Argumenta que es posible que solo lo hagan cuando están en un ambiente familiar o de compartimiento social y lo que busca es compensar una etapa no cumplida que ha mantenido fija en su mente, y logran una satisfacción por su accionar.

En conclusión, los dos profesionales de la conducta sostienen que toda manera esa conducta llama la atención de los demás, de los familiares más cercanos y en círculos sociales es considerada inapropiada y que puede dañar su imagen personal.

Rafael Tomás Jaime

LO MÁS LEÍDO