Elecciones 2020

Los presi y las vice: partidocracia y gran capital privado en acción

jueves 12 marzo , 2020

Creado por:

Narciso Isa Conde | Foto: Kelvin de la Cruz

Los partidos se compran y se heredan. Son empresas en las que se invierten capitales de los políticos afortunados de la corrupción (incluida la narco corrupción) y partidas de las súper-ganancias del gran capital privado.

El tema herencia es notorio en el caso Luis Abinader-PRM.

La compra sobresale ahora con el asalto al PTD para formar la FP con Leonel Fernández a la cabeza.

Al PRD lo dividieron y convirtieron en un negocio en condición de partido-bisagra.

Igual al PRSC.

En el PRM, el PPH se mueve entre el negocio privado de su dueño y sus puentes con el tráfico de influencia que emana del Estado; mientras que el proyecto del emprendedor  forma parte de una de las inversiones de componentes del Grupo Vicini en el negocio de la política.

Abinader, como uno de los hijos de Hatuey, heredó un partido e invierte en él para su candidatura presidencial una partecita de una fortuna privada heredada de una gestión empresarial que tuvo bastante que ver con la política como negocio.

El PLD ejerciendo el poder estatal, en conexión con sus grandes empresarios privados  y jefes de corporaciones transnacionales favoritas, en pocos años pasó a ser una especie de Corporación Estatal Privada, multimillonaria en dólares.

Los partidos satélites se perfilaron como negocitos satélites, cómplices de la privatización y gansterización de la política.

Todos, más allá de su perfil especializado, unos como testaferros de fortunas privadas con diversos grados de corrupción y otros fundamentalmente como elites partidocracias enriquecidas al vapor, son receptores de dineros públicos desigualmente repartidos, y de inversiones de dinero sucio e inversiones privadas en la política con fines de expansión y reproducción de capital.

Elites de la partidocracia ricachona y del gran capital privado criollo y transnacional dominan las candidaturas fundamentales y los cargos públicos, salvo excepciones que vienen a ser golondrinas que no hacen verano o adornos que no modifican el cuadro general.

La política dentro de esta institucionalidad mezclada con el modelo neoliberal ha sido  presa, en mucho mayor escala que antes, de los tutumpotes de la partidocracia (CONEP, la Cámara Minera, la Cámara Americana…) y de la delincuencia de alto vuelo.

Oficio altamente rentable para jorocones del capital partidocrático o privado. Profesión principal o adicional para ciertos ricos con mayúsculas.

La pobreza, o no cuenta o es instrumento, o simplemente es clientela. Y donde cuenta alguito,  no es en posiciones de relevancia.

Los presi más las vice dan privatización y corrupción de la política

Las actuales candidaturas presidenciales y vicepresidenciales no están al margen de esa imposición convertida en realidad, como no lo están muchas otras fundamentales.

Gonzalo Castillo es el típico empresario, alcancía del presidente además, que invirtió en política para multiplicar fortuna a base de corrupción.  Su vice es un enlatado del nepotismo político, la corrupción y los privilegios que desataron ambiciones mayores contenidas por otros factores de la partidocracia enriquecida.

Leonel es el cabecilla de una de las facciones de un partido convertido en corporación a base de corrupción, con múltiples alcancias tipo Diandino y cuerpos del delito como la Fundación Global. Su vice hereda la representación de un partido curtido en la venta al mejor postor, seleccionada en interés de la supervivencia de la amalgama conservadora corrompida y corruptora integrada por el leonelismo y restos del balaguerismo.

La vice de Abinader -puente entre dos familias oligárquicas (Brugal-Cabral)- integrante de la elite académica privada (católica y pro-imperialista),  sin ejercicio político previo- es una típica sumatoria de empresa privada e inversionismo oligárquico en el negocio de la política; bajo un liderazgo esencialmente empresarial de nuevos y viejos ricos, y dentro de un proceso cada vez más privatizado.

David Collado se queda en la reserva para el 2024 y cuenta con la empresa el  partido País Posible (y otras posibles), creada por testaferros de los Vicini.

Su proyección presidencial, desde una importante Alcaldía en la que fue colocado con metas ulteriores, con buen puntaje a su salida (porque sus padrinos le recomendaron y le garantizaron no tener que recurrir a la corrupción administrativa para proyectarse), no le alcanzó para escalar más en esta fase en que los relevistas no tienen todas las de ganar.

Este cuadro cupular en lo esencial está llamado a reproducir el modelo institucional mezclado con el neoliberal, ambos en crisis.

Cualquier respiro que genere la alternancia entre las derechas habrá de durar estable menos que una cucaracha en un gallinero.

El despliegue de la democracia de calle no se detiene ni se detendrá con remiendos ni con más de lo mismo con otros rostros. La necesidad del cambio radical pro-constituyente se torna cada vez más pertinente. No hay de otra para superar este ciclo perverso.

Z Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Z Digital como fuente.

 

Narciso Isa Conde

Narciso Isa Conde

Político revolucionario, escritor, miembro de la coordinación del Movimiento Caamañista, de la Izquierda Revolucionaria y la Presidencia Colectiva del Movimiento Continental Bolivariano.

LO MÁS LEÍDO