Colombia Eco mediático Iván Duque Protestas Reforma

La resistencia de Colombia y la revolución de las redes

viernes 7 mayo , 2021

Creado por:

Manifestantes protestan en Cali, Colombia | Foto: EFE/ Ernesto Guzmán Jr

La democracia siempre ha sido frágil en Latinoamérica, hemos vivido épocas de gran sed de ella y hemos tenido hombres y mujeres dispuestos a vivir y morir por conseguirla, entre desigualdades y luchas tenemos lapsos de paz, esperanza y crecimiento.  

Pero siempre es transversal a cualquier proceso social un alto nivel de corrupción, sensación de abandono y la polarización social, aun así, LATAM se compone en su mayoría de gente llena de esfuerzo y trabajo, estamos hechos de resistencias, nuestro temple ante las convulsiones políticas y grandes escándalos de corrupción de aquí y de allá de la última década lo han demostrado.  

Las luchas sociales siempre han sabido abrirse paso, encontrar aliados, en el buen periodismo, por ejemplo, pero la comunicación de masas que hoy tenemos, en su mayoría, está diseñada para distraer, no para hacer entender, Colombia vive días tristes desde el estallido social, mecha encendida en principio para repeler una reforma fiscal, que evolucionó en un movimiento que puso a temblar el statu quo.  

Mientras la mayoría de los medios internacionales reducían lo sucedido a descontento por situaciones propias de la pandemia, la juventud desde las calles transmitía la realidad por redes sociales, sobre todo Instagram, no es el primer movimiento social que encuentra en internet un aliado, pero el tratamiento de este en particular nos ha dejado lecciones que analizar.  

La primera de ellas, la libertad que dan las redes es efímera y condicionada, pues tal y como como señaló el NetBlocks Internet Observatory, quedó demostrado que el poder tiene la fuerza para quitarnos internet y bloquear hashtag si lo requieren, que esa potestad de tener un móvil en el bolsillo para transmitir lo que ocurre no es absoluta, tiene letra pequeña.  

Aun así, el que hizo la ley, hizo la trampa, y la gente aprende muy pronto a surfear entre las dificultades y restricciones con tal de expresarse.   

Segundo, en ocasiones como esta, muchos medios tradicionales son capaces de ignorar una verdad hasta el punto de caer en ocultamiento, a pesar de vivir en la era de la hiperconexión, pero cuando a pesar de las restricciones las cosas se salen de control y se viralizan, aquellos medios que ya sea por interés o desidia dieron la espalda a los hechos no les queda de otra más que encararlos, dando paso a un proceso invertido en el que las redes alimentan al medio.   

Tercero, el reconocimiento de las fakes news como un problema social se ha vuelto un arma de doble filo, pues bajo esa etiqueta se intenta asfixiar a veces con éxito la verdad, decir que algo es falso, o que tiene implicaciones más políticas que sociales es la nueva panacea para la negación.  

 Lo que ocurre en Colombia es el resultado de años de aguante, fruto de esa herencia hispana de dejar pasar y seguir, es una invitación a los demás países de la región a mirar con sentido crítico y valor hacia a fuera y hacia adentro de nuestras patrias, y entender que cerrar los ojos o voltear la cara no elimina el problema, hay que hacerse cargo de nuestros propios procesos y lidiar nuestras propias batallas.  

 Los medios masivos deben recuperar su lugar al lado de la ciudadanía, es imperativo que vuelvan a su función primigenia como puente para la verdad y la búsqueda de la justicia social, o de lo contrario, la sociedad misma les pasará factura al desechar su lugar en ella.   

Desde la distancia ruego por Colombia, un país de gente maravillosa que en una época de mi vida me acogió con amor y alegría, rasgo distintivo de sus gentes y que hoy elevan un grito desgarrador exigiendo derechos fundamentales, proceso que, de momento, se ha llevado la vida de más de una veintena de manifestantes.  

Z Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Z Digital como fuente.

Esmerarda Montero

Esmerarda Montero

Doctora en Comunicación Social, especializada en Análisis del Discurso y el Audiovisual, Consultora en Comunicación Estratégica, docente de grado y posgrado, articulista, comentarista y conferencista. Síguela en @emonterovargas

LO MÁS LEÍDO