Violeta Jiménez

La mezquindad de los gobernantes

viernes 22 febrero , 2019

Creado por:

Violeta Jiménez | Foto: Kelvin de la Cruz

“El problema de nuestra época consiste en que los hombres no quieren ser útiles, sino importantes.” – Winston Churchill

Los Gobiernos y presidentes de países donde existen altos niveles de corrupción e instituciones débiles, como lo son la mayoría de los países de la región latinoamericana y el Caribe, presentan varias conductas dañinas que sirven como obstáculo para la buena gobernabilidad, y por lo tanto para el desarrollo de un país.

Uno de estos malos hábitos que se observan en gobernantes es la mezquindad de su carácter, reflejada en su falta de voluntad de darle continuidad a las buenas obras de un Gobierno anterior.

Un período de Gobierno consiste de cuatro años en muchos países, con la opción de un segundo mandato si se es reelegido por el pueblo. En un escenario donde la institucionalidad se respeta y la Constitución no se ve violentada cada vez que el presidente de turno quiere reelegirse sin tenerlo permitido, el gobernante se suele concentrar en hacer el trabajo para el que se le eligió, es decir, gobernar.

Pero sucede con harta frecuencia que un nuevo cuerpo de Gobierno, en miras a su posible y deseada re postulación, enfocan sus esfuerzos en ejercer el poder para conservar el poder, al mismo tiempo que pisotea el legado que pudo haber dejado un gobernante anterior, pues esto no es algo que les traiga gloria a ellos y por encima de eso, podría mantener la buena opinión pública hacia quien antes haya sido presidente.

El peligro de las consecuencias de esa mezquindad se multiplica cuando no se respetan los plazos de Gobierno establecidos, cuando existe la posibilidad de que el gobernante alargue su mandato más allá de lo llamado por la ley, pues al no haber una línea final para su Gobierno, seguirá trabajando para asegurar su continuidad en el poder.

Pasa entonces que un mandato presidencial que pudo haber sido cuatro años de trabajo para el pueblo, mejorando las obras antes hechas, diseñando y aplicando políticas públicas, se convierten en cuatro años de uso de fondos públicos en miras a una posible reelección.

En países con alta institucionalidad es difícil que esto pase, aunque no imposible. Tenemos el ejemplo actual en Estados Unidos, que tiene en Donald Trump un presidente que desde que se juramentó, hizo su obra de vida el destrozar el legado de su predecesor, el presidente Barack Obama, vimos como casi con saña rompía acuerdos logrados en la pasada administración y dejaba sin efecto políticas establecidas en ese gobierno.

En República Dominicana podríamos mencionar el descuido que se notan en grandes infraestructuras como lo es el Metro de Santo Domingo, o la falta de voluntad de seguir ampliando las líneas de un sistema de transporte que ha probado ser el mejor en su clase. Aunque este descuido podría bien deberse a la falta de visión de quienes nos gobiernan, o a su exceso de visión hacia su permanencia.

Por eso la necesidad de establecer límites a los Gobiernos, y que esos límites sean respetados, para evitar los daños de la mezquindad de los gobernantes. Es una de las razones por la que la renovación de liderazgo y renovación del poder es tan importante, pues es una manera de forzar a nuestros gobernantes a que, al menos en su segunda y última gestión de Gobierno,  depositen sus esfuerzos en ejercer buena gobernanza en pos de dejar un legado positivo a su paso.


Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Digital como fuente.

Violeta Jiménez

Violeta Jiménez

Licenciada en Derecho, egresada de la Universidad Autónoma de Santo Domingo | Especialidad en Políticas Públicas, Universidad de Bristol, Inglaterra | Estudios en Cultura Latinoamericana. Universidad Estatal de Utah.

LO MÁS LEÍDO