Estados Unidos, Rusia, Ucrania y Haití

martes 1 marzo , 2022

Creado por:

Juan TH | Foto: Kelvin de la Cruz

La existencia humana está en peligro desde que la propia humanidad se enfrentó a sí misma hace cientos de miles de años. La explotación del hombre por el hombre ha sido un absurdo inexplicable para la razón. La misma especie devorándose, como antropófagos salvajes. Haciendo la guerra por ambición desmedida para adquirir poder y dominio sobre sus hermanos. Imperios devastadores imponiendo su lengua, su religión y su cultura sin tomar en cuenta los daños ni las consecuencias.

El hombre como un animal depredador matando el planeta que le da albergue. Deforestando, quemando la tierra, contaminando el mar, los ríos, los bosques, el aire, la vida silvestre, su propia vida.

La Primera Guerra Mundial, ni la Segunda, que costó más de 50 millones de vidas, puso en peligro la humanidad como la posibilidad de una tercera conflagración mundial en caso de un enfrentamiento entre Rusia, Europa Occidental, Estados Unidos y la República Popular China, que tienen capacidad nuclear para exterminar la raza humana.

Nueve países tienen más de tres mil armas nucleares. Estados Unidos y Rusia el 90%. Suficientes para destruir el mundo que conocemos hoy. ¡Espero que algo tan devastador no ocurra nunca, que la incompetencia y la irracionalidad de los lideres mundiales no se impongan durante la crisis que amenaza al planeta! (No olvidemos que Estados Unidos ha sido el único país que ha utilizado armas nucleares asesinando a más de 200 mil personas. Y nadie duda que lo haga de nuevo en un acto desesperado) El mundo vive en estos momentos  la más grave crisis desde la caída del muro de Berlín y el fin de la guerra fría.

Los estrategas estadounidenses, los señores de horca y cuchillo, con sus bombas y sus misiles, junto con sus aliados de Europa Occidental, han querido destruir la Federación Rusa desde hace muchos años; solo que no le  ha sido posible. Estados Unidos, con armas poderosas de todo tipo, no le dejó otra opción a Rusia, que se vio obligada a defender su  territorio y su autodeterminación.

Estados Unidos amenaza a Rusia utilizando a Ucrania; Rusia no amenaza a Estados Unidos, ningún misil apunta a territorio  estadunidense desde Cuba, Venezuela o cualquier otro país cercano. Rusia es un país muy grande, con más de 17 mil kilómetros cuadrados, muy rico, con oro, gas natural (principal productor del mundo) carbón, hierro, níquel, aluminio, cobre, uranio, oro, bauxita, diamanta, platino, etc., lo que convierte en uno de los países más poderoso del mundo. (Ucrania es una excusa para los estadounidenses para intentar destruir, debilitar o dividir en varios países ese inmenso territorio con tantos recursos renovables y no renovables)

Nada histórico ni cultural une a Ucrania con Estados Unidos, en cambio con Rusia sí, país con el que hace frontera. Estados Unidos está a más de 9 mil kilómetros de distancia de Ucrania. No forma parte de su traspatio ni tiene la “suerte” de México, de estar “tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”.

Ucrania, país  de poco más de 600 mil kilómetros cuadrados y cerca de 42 millones de habitantes, es tan ruso como ucraniano son los rusos, dado el vínculo histórico y cultural  milenario que los ha unido y separado. Si Ucrania fuera un país tan pobre y huérfano como Haití, nada ocurriría a pesar de la cercanía con Estados Unidos. Ucrania tampoco es tan pobre como África Sahariana, donde dicen que nació la vida, sumida en la miseria a pesar de sus grandes recursos renovables y no renovables.

Para que entendamos el porqué de la crisis, Ucrania es uno de los países más ricos del mundo; primero en Europa en minerales de uranio, décimo en el mundo en reservas de titanio, segundo en manganeso, con el 12% de las reservas mundiales, segundo con la mayor reserva de hierro del mundo con más de 30 mil millones de toneladas, segundo lugar en el viejo continente con  mercurio, 22 billones de metros cúbicos de gas, cuarto en reservas de carbón con 34 mil millones de toneladas.

Y como si fuera poco Ucrania  tiene la mayor cantidad de tierra cultivable de Europa,  tiene el 25 % del suelo negro del planeta, es el primero en el mundo en la exportación de girasol y caite de girasol, segundo en la producción de cebada, tercer exportador de maíz y el cuarto productor de papas del mundo, el quinto productor de centeno del mundo, el quinto productor de abejas del mundo con más de 75 mil toneladas, el octavo exportador de trigo, el noveno productor de huevos de gallinas del mundo, uno de los principales exportadores de quesos del continente. Tiene el cuarto sistema de gasoducto más grande de Europa, tiene una gran capacidad de centrales nucleares instalada, una red ferroviaria que supera los 21 mil kilómetros, es uno de los principales productores de acero del mundo con 33 millones de toneladas, puede  alimentar a más de 600 millones de personas.

Amigos, si les sigo hablando sobre toda la riqueza y posibilidades de Ucrania, tendría que embarrar muchas cuartillas. Este breve listado de las potencialidades de Ucrania da una idea del porqué Ucrania despierta tanto interés, porque Estados Unidos y Europa Occidental  están dispuestos, en última instancia a iniciar una guerra de impredecible consecuencia para el mundo.

Estados Unidos no quiere ceder su hegemonía mundial; no acepta el reordenamiento político y económico, no entiende su declive en el tablero geopolítico. Ya no es la primera economía del mundo, ha sido desplazado por la República Popular China que junto a Rusia forman un poder militar, territorial y poblacional insuperable. Hoy más que ayer el imperialismo estadounidense es un “tigre de papel” porque sus adversarios tienen la capacidad y el poder para destruirlo. Y lo harán más temprano que tarde, en cualquier terreno, incluso militar.

No creo inteligente ni saludable que la República Dominicana, a penas un punto en el mapa, tome partido en el conflicto colocándose incondicionalmente del lado de Estados Unidos cuando tanto China como Rusia tienen una importancia cada vez mayor en el mundo, particularmente en América Latina y el Caribe. Lo prudente es mantenerse al margen y dejar que las cosas fluyan.

Si hay una potencia en el mundo que no respeta el derecho internacional, que no cree en la autodeterminación de los pueblos, que vulnera los tratados internacionales, que invade países, propicia golpes de Estados para imponer regímenes dictatoriales, que le importa un carajo las Naciones Unidas, la libertad y la democracia, es precisamente Estados Unidos. Y si alguien lo duda que mire hacia la pequeña Cuba, bloqueada económicamente, políticamente, culturalmente, científicamente, etc., a pesar que las Naciones Unidas, mayoritariamente, han rechazado y condenado el bloqueo abusivo y criminal que por más de 60 años ha mantenido.

No nos confundamos, no nos dejemos manipular por las agencias noticiosas monopólicas controladas por Estados Unidos que hacen de la verdad y la razón las primeras víctimas de una eventual guerra entre los países en conflicto.

Z Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Z Digital como fuente.

Juan T H

Juan T H

LO MÁS LEÍDO