Adoptar, una decisión que cambiaría la vida de menores de edad con situación de vulnerabililidad

viernes 20 abril , 2018

Creado por:

Pixabay

Desde niña sabe quién es su madre, que es la segunda de tres hijos y que es la única que no creció al lado de su progenitora, porque esta la abandonó a los pocos días de haber nacido. Luisa Medina, hoy de 32 años, sabe que es adoptada.

En entrevista con Z Digital, Luisa -cuyo nombre ha sido cambiado por petición- explica que su abuela paterna la adoptó y tras el fallecimiento de esta su tía se encargó de cuidarla, a diferencia de sus hermanos de padre y madre (uno mayor y otro menor que ella), quienes crecieron al lado de su progenitora.

“Ella siempre me decía que quería a sus tres hijos por igual pero que las circunstancias se dieron así. Siempre entendió que yo estaba mejor con la familia de mi papá”, afirma al tiempo de explicar que la decisión -según le han contado- fue tomada por razones económicas.

Luisa expresa que su madre no ha estado presente en los momentos importantes de su vida, por lo que ha crecido viéndola como una persona externa a su familia. De hecho, en sus palabras: “Lo que no se cultiva no hace falta”.

“Cuando hice la primera comunión no estuvo, cuando me gradué de la universidad no pudo ir, cuando nació mi primer hijo sí, ella vino a conocerlo y duró unos días conmigo, pero después no regresó”, sostiene.

Pixabay

Aclara que su abuela paterna nunca le habló mal de su progenitora y que, incluso, trataba de llevarla de visita, pero esta nunca tuvo un domicilio estable. Cuando creció, Luisa decidió buscarla al igual que a sus hermanos, pues no le guarda rencor. Sin embargo, la relación entre ambas ha sido siempre igual.

Ellos adoptaron

“No podíamos tener hijos de forma biológica, y sentíamos que teníamos mucho que dar, así que decidimos optar por la adopción”,  así narra Manuel González quien junto a su esposa realizó dos procesos de adopción, uno en el año 2005 y otro en el 2010.

Durante una entrevista realizada por Z Digital, Manuel explica que después de cuatro meses de haber completado todos los pasos del proceso de adopción en el Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani) le entregaron una niña abandonada en el hospital al momento de nacer.

De igual manera, pero a los diez meses, le entregaron el segundo niño que decidió adoptar, esto porque según él, este proceso fue más riguroso que el primero.

Manuel -a quien se le cambió el nombre real por razones personales- dice que sus hijos saben que ellos no son sus padres biológicos y que les cuentan la historia desde que iniciaron el proceso hasta el día en que los tuvieron en sus brazos.

“Nosotros les tenemos un álbum de fotos y se les cuenta un monitoreo desde el momento en el que los conocimos y los recibimos, cómo nosotros estábamos esperándolos y ellos lo asimilan como una historia de amor de que no nacieron de la barriga sino del corazón”, manifiesta.

Giovanny Hernández, Gerente del departamento de adopciones del Conani | Foto: Fernanda Parra

 

Asegura que el proceso de adopción en el Conani es manejado de manera profesional, con pasos claramente establecidos, pero considera que el tiempo de espera es muy largo por lo que en un momento tuvo la sospecha de que alguien se le acercaría para intentar corromper el proceso.

“Es demasiado largo, demasiada presión, dura tres años que logren asignarte uno de los niños. En el proceso nunca hubo nadie que tratara de que le diera dinero por fuera, eso nunca sucedió, ni nunca fue un tema gracias a Dios, al inicio yo estaba esperando que sucediera en algún momento y nunca sucedió”, sostiene.

A pesar de lo aclarado anteriormente por Manuel, según informaciones publicadas en varios medios locales, en el año 2015 la coordinadora Municipal del Conani, en la provincia Puerto Plata, Rosa Pérez, fue cancelada por la supuestamente venta de una menor a una mujer de nacionalidad canadiense.

Giovanni Hernández, gerente del Departamento de Adopción del Conani, afirma que esta práctica está prohibida y que todos los procedimientos son gratuitos.

“En el pasado sí hubo, y doña Kirsys Fernández (presidenta del Conani) desmanteló ese departamento por completo en tres ocasiones. Yo estoy desde febrero de 2017 y es mi compromiso y mi meta personal que durante el tiempo en que yo esté allí eso no ocurra”, responde a Z Digital.

Pixabay

¿Por qué tarda tanto tiempo el proceso?

Actualmente Conani tiene 74 niños con un rango de edad de cero a 13 años, de esos hay 51 que están declarados en abandono, 23 listos para dar en adopción y, de estos, 11 son de nacionalidad haitiana.

“No todos los niños que ingresan en nuestros hogares de paso con una situación de vulnerabilidad, su destino final va a ser la adopción, de hecho, la adopción es la última opción, es el último recurso que nosotros utilizamos”, asevera Hernández.

De acuerdo a lo explicado, si lo que dio origen a que un niño ingrese al hogar de paso es una situación de maltrato, la familia puede enmendar su error por medio de las terapias que les ofrece la institución de manera gratuita, y si cambia su actitud frente al niño, entonces el menor es reinsertado en el seno familiar.

Pero si no hay ningún cambio positivo en la situación en la que se vio envuelto el niño, entonces no es beneficioso reinsertarlo a su familia y el Conani procede a colocarlo en familias extendidas, es decir abuelos, tíos y hermanos.

Pixabay

“Si dentro de la familia extendida hay uno que quiera tenerlo, nosotros, después de enviar al trabajador social y psicólogo, determinamos si reúne las condiciones y lo colocamos dentro de las familias extendidas”, añade.

De no obtener resultados positivos, entonces Conani toma la decisión de suspender la autoridad parental de los padres biológicos, esto en caso de que el niño tenga acta de nacimiento.

“Ese proceso consta de dos etapas: una suspensión de la autoridad parental temporal, en la cual el juez  por sentencia a petición de Conani, le da un plazo para que reivindiquen o cambien de parecer  y luego es que  solicitamos la terminación  de manera definitiva, en ese proceso se va un año; es decir que ya ese niño tiene un año en nuestro hogar de paso esperando que se le terminen los derechos de los padres para poder colocarlo en una de las familias que tenemos en nuestra lista de espera”, comenta durante la entrevista.

Si el menor fue abandonado en cualquier lugar y se desconoce la filiación, la institución lo declara en abandono y solicita ante el tribunal esa declaratoria y la autorización para inscribirlo en el registro civil, ahí según Hernández, se van de seis a ocho meses.

Después de inscribirlo en el registro civil hay un proceso de ratificación, debido a que es una declaración tardía y ese proceso tarde unos meses más.

Pixabay

“Eso es en el menor de los casos cuando no se conoce la filiación, porque si se conoce la filiación aunque haya sido abandonado tenemos que declararlo en abandono y cuando lo vamos a inscribir en el registro civil tenemos que hacer constar el nombre y el apellido del padre, después tenemos que suspender la autoridad parental de manera temporal y luego solicitar la terminación, ahí se va un año y medio”, aclaró.

Ya con el acta de nacimiento del niño, lo colocan en una de las familias que están en lista de espera.

Cantidad expedientes de adopciones

Actualmente Conani tiene alrededor de 321 expedientes listos para asignarle un niño, de los cuales están trabajando con las solicitudes de adopción nacionales del año 2013 y con las solicitudes internacionales del 2014.

La Ley 136-03 que crea el Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de Niños, Niñas y Adolescentes, establece que se le dé prioridad a las adopciones nacionales, sin embargo, las solicitudes internacionales van más adelantadas, esto según la institución, porque hay un elevado porcentaje de niños de nacionalidad haitiana y la mayoría de los solicitantes en adopciones nacionales tienen cierta negación en adoptar niños de ascendencia haitiana, situación que les abre las puertas a las adopciones internacionales.

¿Por qué las parejas no pueden elegir a los niños?

De acuerdo a la Ley 136-03, esta no permite que las parejas elijan a los niños, quien toma la decisión de que niño asignar y a cuál pareja es la comisión de asignaciones.

Esta se reúne una vez cada dos meses y está compuesta por cinco miembros, tres del Conani que son: la encargada del área psicosocial, Leisys Luna; la encargada del hogar Moisés, Francina Domínguez; y el gerente del Departamento de Adopciones, Giovanni Hernández; y por dos representantes de organizaciones no gubernamentales (ONG) que trabajan en materia de niñez, quienes -de acuerdo a la entidad- son rotados una vez cada dos años.

“Si bien es cierto que ellos no eligen el niño que ellos quieran, no es menos cierto que ellos tienen el derecho en su solicitud de plasmar las condiciones que quieren que tenga ese niño. Por ejemplo: un niño de cero a dos años, de cero a tres años o de cero a cinco años,  esos son los rangos que quieren siempre todos. De sexo masculino o femenino, sano o con condiciones médicas curables, entonces ya tus estás diciendo lo que quieres. Pero de ahí a que tu vengas a elegirme  al niño como si esto fuera una tienda, no se puede porque esto es un asunto que se trabaja con humanos, además eso se prestaría a discriminación”, apunta Hernández.

Indica, además, que a los niños se les realiza informes sociofamiliares, médicos y psicológicos, que quedan plasmados en su historia clínica para que las parejas vean los orígenes de los menores. Esto porque hay parejas que rechazan algunos niños por enfermedades que hayan padecido sus padres biológicos.

“Tengo una pareja que nos ha declinado a cuatro niños, ellos son del 2012. Uno era porque la madre (biológica) tenía problemas psiquiátricos, ellos consultaron con su médico y tenían el temor de que él (niño) pudiera heredar eso”, señala.

Pixabay

Evaluaciones sicológicas

Uno de los requisitos para adoptar un niño es que las parejas deben someterse a una evaluaciones psicosociales y psicológicas que determinen si tienen la capacidad para ser buenos padres.

Las parejas son sometidas a una entrevista inicial en el área psicosocial del Conani, si el resultado de esa entrevista es positivo entonces la entidad les da una carta de recomendación para que ellos elijan un centro externo de los que tienen inscritos para que se hagan la evaluación psicológica.

La psicóloga infantil Rafaela Burgos dice que hay que evaluar cuáles son las condiciones y estabilidad  emocional que tienen las personas, la perspectiva que tienen de su rol como padre o madre, así como  su relación marital.

Burgos manifiesta que después de que se le entrega el niño, la nueva familia también recibe terapia para ayudar en la adaptación familiar.

Indica que la adopción puede tener algunos efectos negativos cuando uno de los padres no está muy convencido de querer adoptar, algo que se maneja con terapias al principio del proceso.

“Si hay uno que duda de hacerlo, entonces no se compromete lo suficiente con el niño, no desarrolla su rol de manera natural, o cuando tiene una visión equivocada de la maternidad o de la  paternidad por la vía de la adopción”, añade.

Esto porque, según ella, hay personas que eligen adoptar un niño como una manera de complementar su vida o de salvar un matrimonio, cosa que también pasa con los hijos biológicos.

Otra cosa es cuando se maneja mal el origen del niño, y apunta que resulta más dañino cuando la información no se da a tiempo y no se maneja con naturalidad, sino que en el ambiente se crea un secreto alrededor de la procedencia, por lo que aconseja que desde el principio se hable con la verdad.

Seguimiento a las parejas luego de entregarle al niño

Luego de que el niño vive con su nueva familia, Conani le da seguimiento en los primeros cinco años, tanto a las nacionales como internacionales.

“En las nacionales nosotros a través de nuestras oficinas municipales y regionales, dependiendo de donde viva la pareja, vamos y le hacemos una visita al año, porque aquí tenemos un poquito más de control”, asevera el encargado del Departamento de Adopciones.

En cuanto a las internacionales, la autoridad central del país de origen de la pareja emite una certificación en la cual se compromete a dar ese seguimiento y en el primer año debe enviar dos informes semestrales y en los próximos cuatro un informe anual.

Pixabay

Posible reclamo de padres biológicos

Han existido casos donde los padres biológicos acuden a reclamarlos, Hernández dice que en un periodo de diez años se han presentado menos de cinco casos.

Ante esta situación, el Conani ejecuta los procedimientos de declaración en estado de abandono y la determinación de la autoridad parental de los padres biológicos y notifica vía alguacil para que las partes interesadas comparezcan a audiencias.

“Una vez la adopción adquiera la calidad de la cosa irrevocablemente juzgada, el Conani -en los casos en que los padres biológicos quieran reclamarlos luego de homologado el procedimiento de adopción ante los tribunales- actuará apegado a lo establecido en el artículo 160 y siguientes de la Ley 136-03”, sostiene.

Cantidad de adopciones realizadas

Al inicio de su creación que fue el año 1978, Conani tenía más el concepto de guardería, luego fue ampliando el abanico de servicios hasta llegar a ser la entidad que es hoy.

Las adopciones eran manejadas por el Ministerio de Salud Pública, pero a partir de la Ley 136-03, Conani en el año 2004 toma el control y todo el procedimiento pasa a ser manejado por esa institución.

Desde el 2005 hasta el 2017, como se puede ver en el cuadro siguiente, Conani ha dado en adopción a 973 niños, de esa cantidad 629 fueron adopciones nacionales y 344 adopciones internacionales.

Estadísticas de expedientes  para Adopciones  Nacionales e Internacionales. Período 2005-2017
Años Adopción Nacional Adopción Internacional Total
2005 57 61 118
2006 66 41 107
2007 35 28 63
2008 22 15 37
2009 56 17 73
2010 53 26 79
2011 44 22 66
2012 63 21 84
2013 34 20 54
2014 40 21 61
2015 51 20 71
2016 53 32 85
2017 55 20 75
Total 629 344 973
Fuente: Departamento de Adopciones de Conani

La primera versión de este reportaje fue publicado el 20 de abril de 2018 en Z Digital por la periodista Fernanda Parra.

Redacción Z Digital

LO MÁS LEÍDO