Paraguay Presidencia

Abdo Benítez cumple cien días de Gobierno buscando distancia de Cartes

jueves 22 noviembre , 2018

Creado por:

Mario Abdo Benítez en la toma de posesión junto a su esposa | Foto: Hugo Aseff/dpa

Mario Abdo Benítez cumple este jueves 100 días al frente de la Presidencia de Paraguay marcando distancias con el anterior Gobierno, como su decisión de revertir el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, si bien hay un continuismo en el plano económico.

El mandatario llegó a la barrera de los cien días con el país sacudido por la violencia de los grupos criminales brasileños, así como por la aparición de la guerrilla del norte, que esta semana mató a una persona, en el primer atentado durante su Gobierno.

Los primeros cien días de Abdo Benítez se fijaron esta mañana con su presencia en el Congreso, donde se presentaron proyectos contra lavado de dinero y financiación del terrorismo, con la meta de superar la evaluación del Grupo de Acción Financiera Internacional.

El presidente, del conservador Partido Colorado, dijo que se trata de un “día histórico” por tratarse de un compromiso de los tres poderes del Estado para la lucha contra el crimen organizado.

En vísperas de cumplirse sus primeros cien días, el mandatario ha insistido en que no se han marcado metas para ese periodo, aunque el miércoles, en una suerte de balance, dijo a los medios que su equipo de Gobierno ha lanzado licitaciones muy superiores a las del también colorado Horacio Cartes.

También recalcó su compromiso con la construcción de institucionalidad, una de las claves para lograr el grado de inversión y una seguridad jurídica que muchos empresarios extranjeros dijeron echar en falta durante el Gobierno de Cartes.

Pese a pertenecer a la misma formación, Abdo Benítez y Cartes presiden dos corrientes enfrentadas en el seno del partido.

La pugna tiene su origen en el frustrado intento del expresidente Cartes de jurar como senador, tras el boicot en la Cámara Alta de varios legisladores del sector de Abdo Benítez.

Una de las primeras medidas de Abdo Benítez al asumir el cargo fue precisamente dar marcha atrás a la ejecutada por Cartes en su tramo final de Gobierno, cuando en septiembre anunció el traslado de la embajada paraguaya a Jerusalén desde su sede original, Tel Aviv.

La respuesta de Israel a la decisión de Abdo Benítez, fue la retirada de su presencia diplomática en Paraguay, mientras que recibió el aplauso de varios países como Turquía, que ya anunciado la apertura de una embajada en Asunción.

Por contra, el programa económico trazado por Abdo Benítez en estos cien días supone una continuidad del de Cartes, basado en la responsabilidad con el gasto, con metas de inflación que garanticen la estabilidad de precios y en un tipo de cambio monetario estable y una media de crecimiento anual del PIB del 4 %.

EFE/Andrés Cristaldo

Como asignatura pendiente se señala la reforma tributaria, recomendada también por el Fondo Monetario Internacional para lograr un crecimiento inclusivo que reduzca unas tasas de desigualdad de las más altas en América Latina.

Los cien días de Abdo Benítez culminan con las turbulencias creadas por el narcotraficante brasileño Marcelo Pinheiro, alias “Piloto”, considerado uno de los jefes del Comando Vermelho, grupo criminal de Sao Paulo.

“Piloto” aguardaba su extradición a Brasil cuando este sábado y para cortar el proceso, asesinó a una paraguaya de 18 años que había ido a visitarlo, se supone que para ofrecerle un servicio sexual.

Fue en dependencias de la Agrupación Especializada, en Asunción, un cuartel de la Policía Nacional que funciona como cárcel ante la sobrepoblación de las penitenciarias.

Antes, en octubre, el Ministerio del Interior dijo haber desbaratado un plan para intentar liberar a “Piloto”, al desactivar un coche bomba y matar a tres presuntos miembros del Comando Vermelho.

Tras el asesinato de la joven, Abdo Benítez anunció la destitución de los dos máximos cargos de la Policía Nacional y el lunes ordenó la expulsión de “Piloto”, lo que le ganó el apoyo de todas las fuerzas políticas, oposición incluida.

Al presidente le aguarda sin embargo el reto de desactivar a esos grupos criminales, además de limpiar la Policía Nacional, cuestionada por presunta connivencia con esas bandas.

Así como la tarea de llevar la paz al norte del país, donde el lunes la guerrilla Ejército del Pueblo Paraguayo mató a un ciudadano brasileño.

Agencia EFE

Agencia EFE

LO MÁS LEÍDO