Audio Gobierno de la Tarde

Tolentino: si se lleva proceso de resocialización, no es necesario endurecer Código del Menor

martes 17 septiembre , 2019

Creado por:

Luis Manuel Tolentino Schiffino, especialista en derecho familiar | Foto: Yohan Castillo

A propósito del caso de un joven de 16 años acusado de ahogar en una piscina a una adolescente de 14 años, el especialista en derecho familiar, Luis Manuel Tolentino Schiffino, entiende que hay casos en los que no hay forma de que se reeduquen y que vuelvan a entrar en un medio social, debido al entorno que se han rodeado o por la situación familiar, el lugar donde vive, por la falta de oportunidades, entres otros aspectos.

Sin embargo, durante su participación en el programa El Gobierno de la Tarde, Tolentino Schiffino precisó que hay casos que si realmente se lleva el proceso resocialización del menor, no sería necesario endurecer la pena.

Expuso que el caso actual se ventilará en un tribunal como asesinato y que la pena máxima para ese adolescente sería ocho años de privación de libertad.

Indicó que existen sanciones para los padres, pero que en el país no son muy conocidas, y que están en los artículos 386 y subsiguientes del Código del Menor.

Explicó que en su experiencia, ha observado algunos muchachos “delincuentes”, es decir, que no tenían salvación, y que muchos no tenían ni acta de nacimiento, ya que fueron criados en familias infuncionales.

No obstante, instó a los padres a estar más atentos a con quien se vincula sus hijos y dónde se desarrollan y en qué medio se desenvuelven: “Ahí es que creo se desarrolla la falla en un adolescente”.

Aumento de la pena          

Luis Manuel Tolentino Schiffino expuso que se debe tener cuidado cuando se pide mayor pena para los menores, al recordar que se ha ido aumentado cada 10 años, pero que, siguen los niveles de delincuencia y hasta crímenes más astroces.

El especialista entiende que es un asunto más de educación familiar, al sostener que su experiencia le dice que la mayoría de los casos pasan a familias que no funcionan, es decir, que no tienen padres y que son criados por un pariente.

Relató que trabajó en un centro de privación de libertad de adolescentes donde el proceso de resocialización se llevaba de forma muy riguroso, por el “libro”, y que el índice de reincidencia era un 0.01 %; de todos los casos que se manejaban, una solo vez una adolescente reincidió, por lo que siempre cumplían la mayoría de los casos.

Destacó que muchos de esos jóvenes hoy son abogados, contables y de otras profesiones, quienes decidieron estudiar después de cumplir.

Explicó que la debilidad continuará si no se realiza el programa de educación del menor de edad en base al Código de los Niños, Niñas y Adolescentes, Ley 136-03, mientras estén privados de libertad, así como las directrices de las Naciones Unidas para la prevención de la delincuencia juvenil (Riad), y las Reglas de La Habana y de Beijing, para que no vuelvan a delinquir.

Amaurys Florenzán

Amaurys Florenzán

Periodista y dirigente social

LO MÁS LEÍDO