Video

Psicólogos estiman personas “mosquita muerta” pueden ser agresivo-pasivas

martes 10 septiembre , 2019

Creado por:

Eladio Hernández De la Rosa, Alexandra García Payamps, Juana Acevedo Alcalá y Gunter Lorenzo Rodríguez | Foto: RTJaime

“Cuídese de las aguas mansas, que de las revueltas me cuido yo”, es una frase o refrán popular que usamos los dominicanos para identificar determinados momentos o a un individuo.

Se cita como referencia a propósito de un análisis de los psicólogos clínicos Alexandra García Payamps, Gunter Lorenzo Rodríguez y Juana Acevedo Alcalá sobre el perfil psicológico de las personas llamadas “mosquita muerta”.

Explicaron que ese tipo de personas pudieron haber nacido así o se van construyendo por sí mismas, muchas veces a partir del trato familiar, por su capacidad intelectual o nivel de inteligencia.

Cuando se forma en el entorno familiar, el personaje “mosquita muerta” surge regularmente de hijos intermedios, es decir, que por edad no se ubica en los extremos, no es el primero ni el último de los hijos, según explicó Alexandra García Payamps. 

Para Gunter Lorenzo, el o la “mosquita muerta” es una persona meticulosa, cuidadosa, rencorosa; que puede tener un doble comportamiento de vida; que puede albergar resentimientos y algún plan preconcebido e impredecible. 

La define, además, como una persona peligrosa, que al acumular rencores es peligrosa y agresiva, y en la privacidad utilizan términos y calificativos hirientes con fines de dañar al otro.

Agrega que también les gusta victimizarse y no responden de forma inmediata a las agresiones verbales o directas con el fin de lograr identificación y apoyos para justificar su posterior reacción. 

Resalta que son de perfil bajo, pero que cuando tienen que avasallar lo hacen de forma irracional, citó como ejemplo a los políticos, que para llegar al poder se promueven como humildes y solidarios hasta lograr su objetivo de lograr poder.

Añade que es un personaje psicorrígido y usa mucho la psicología para obtener información y lograr objetivos. 

De su lado, Juana Acevedo Alcalá sostiene que el comportamiento “mosquita muerta” las personas lo manifiestan por rencor, debido a que posiblemente sufrieran algún tipo de maltrato o rechazo.

Afirma que esas personas buscan permanentemente la aprobación, para lo cual no reaccionan de forma inmediata.

Además, indica que ese personaje usa un lenguaje ambiguo, que no permite detectar si está guapo o alegre. 

En su análisis de ese tipo de personaje, Alexandra García Payamps sostiene que este habla con indirectas y utiliza frases sublimes y piadosas, como expresiones de penas o de un alegado humanismo. 

Expuso que ese tipo de personas se pueden desarrollar dentro de una familia o en un determinado lugar, centro de trabajo o en una organización social o política. 

Por la acumulación de hechos y asimilación de agresiones verbales y psicológicas en su contra, responden al tiempo de manera agresiva.

“El mosquita muerta es un ser agresivo-pasivo, por su comportamiento psicológico.

Recomendaciones

Alexandra recomienda que las personas observen a sus hijos o familiares, con quienes comparten en los centros de trabajo o en los grupos sociales y se hagan un perfil crítico sobre estos.

Gunter sugiere que los padres hablen y se comuniquen con los hijos, darles confianza, impregnarles honestidad para que hablen la verdad y permitirles que se muestren tal como son.

Mientras Juana considera importante que los padres incentiven la acertividad en el hogar, estimular a que se expresen sobre lo que acontece y ayudarlos a canalizar sus enojos o alegrías.

Los tres profesionales de la conducta participaron en el programa Entre Adultos, que produce el médico psiquiatra Héctor Guerrero Heredia y conduce el psicólogo clínico Eladio Hernández De la Rosa por la ZTV en YouTube y la Z101.3 FM.

Rafael Tomás Jaime

LO MÁS LEÍDO