Galeria

Pedro Martínez, dueño de la temporada más dominante en la historia de Grandes Ligas

lunes 13 agosto , 2018

Creado por:

Pedro Martínez en el Fenway Park | Foto: Twitter @MLB

Cuando hablamos de grandes temporadas para lanzadores abridores en la historia de las Grandes Liga, nos viene a la memoria nombres tan sonoros como Walter Johnson, Christy Mathewson, Sandy Koufax, Bob Gibson, Greg Maddux, Juan Marichal, Roger Clemens, Nolan Ryan, Randy Johnson, Tom Seaver, Cy Young, y por supuesto, nuestro protagonista, Pedro Martínez.

En la temporada del 2000 el orgullo de Manoguayabo impuso varios récords para un lanzador, no solo en términos de superioridad marcada con respecto al resto de la liga, si no, en lo relativo al dominio que ejerció a lo largo de toda la temporada, hasta tal punto que el 95 % de sus aperturas fueron consideradas de calidad, es decir, aperturas en donde el criollo lanzó al menos 6 entradas en donde permitió 3 carreras o menos.

Para ilustrar de forma más objetiva lo antes expuesto, tomaremos como parámetro la temporada de 1968, en la que Bob Gibson estableció récord de efectividad para un lanzador abridor, con 1.12. En dicha estación, Gibson apenas permitió 38 carreras limpias en nada más y nada menos que 304.2 entradas lanzadas.

Esta temporada de Gibson, no obstante, está muy distante, en términos de dominio y de efectividad ajustada a la época, aunque parezca paradójico, de la llevada a cabo por Pedro Martínez en el 2000, esto así, porque el referente obligado para aquilatar en su justa dimensión el dominio real de un determinado lanzador lo representa su superioridad con respecto al universo de lanzadores que vieron acción en una determinada temporada.

Esto está supeditado al grado de excelencia en renglones estadísticos tan representativos e importantes como son el promedio colectivo de la liga, la efectividad colectiva, el WHIP, que mide el dominio real de un lanzador, pues mide la cantidad de jugadores que se le embasa a un lanzador por inning, ya sea por hits o bases por bolas concedidas.

Finalmente, la efectividad ajustada a la época que, a nuestro juicio, es la que determina de forma más objetiva qué tan superior fue un lanzador en una temporada y, lo más importante, qué tan dominante fue dicho lanzador sobre el resto de la liga y, por extensión, sobre sus homólogos lanzadores abridores.

Foto: @RedSox

Comparación temporada Bob Gibson 1968 con la de Pedro en el 2000

Bob Gibson en 1968, enfrentó a un promedio de bateo de la liga de .243; efectividad de la liga 2.99, tuvo su promedio de carreras limpias de 1.12, efectividad ajustada de 258 y enfrentó a un promedio de 3.43 de carreras por partidos.

Pedro Martínez en el 2000 lanzó contra un promedio de bateo de la liga de .276, efectividad de la misma de 4.92.; su promedio de efectividad fue 1.74, ajustada de 291 y los equipos promediaron 5.28 carreras por partidos.

Como se advierte en el párrafo anterior, en la temporada del 2000 Martínez fue mucho más superior y dominante sobre el resto de la liga que lo que fue Gibson en 1968.

Al respecto, nos basamos en las siguientes comparaciones, por ejemplo, en el 2000 la Liga Americana bateó colectivamente para .276, 33 puntos por encima del promedio colectivo de la Liga Nacional en 1968, que fue de .243.

En lo relativo a la efectividad colectiva, la ventaja de Pedro Martínez es mucho más obvia con respecto a la de Bob Gibson en dicho año, puesto que en 1968 la Liga Nacional tuvo una efectividad colectiva de 2.99 y la de la Liga Americana en el 2000 fue de 4.92, una diferencia notable de 1.93, es decir, casi 2 carreras permitidas más.

Otro renglón significativo es qué tan superior fueron las respectivas efectividades de estos lanzadores con respecto a la efectividad colectiva de ambas ligas. En el caso que nos ocupa, Gibson tuvo una diferencia de 1.87 carreras limpias permitidas sobre la Liga Nacional en el 1968 y Pedro  3.18 sobre la Liga Americana. Eso expresado en valores absolutos, nos da una marcada diferencia de 1.31.

Finalmente, analizamos la efectividad ajustada a la época de ambos lanzadores, es decir, su superioridad, en términos absolutos, sobre el resto de la liga. En 1968, el año grande de Gibson, su efectividad ajustada fue de 258 y la de Martínez de 291.

Veamos, a rasgos generales, 5 renglones estadísticos que a nuestro juicio, ponen de manifiesto lo que sustentamos con respecto a que la temporada del 2000 de Pedro Martínez ha sido la más dominante en la historia de las Grandes Ligas:

Efectividad ajustada 

1 Pedro Martínez 2000 291

2 Greg Maddux 1994 271

3 Greg Maddux 1995 262

4 Walter Johnson 1913 259

5 Bob Gibson 1968 258

6 Pedro Martínez 1999 243

7 Walter Johnson 1912 242

8 Christy Mathewson 1905 230

9 Roger Clemens 2005 226

10 Christy Mathewson 1909 222

 

Foto: @RedSox 

WHIP

1 Pedro Martínez 2000 0.74

2 Walter Johnson 1913 0.78

3 Greg Maddux 1995 0.81

4 Christy Mathewson 1909 0.83

5 Christy Mathewson 1908 0.84

6 Bob Gibson 1968 0.85

7 Sandy Koufax 1965 0.86

8 Juan Marichal 1966 0.86

9 Cy Young 1905 0.87

10 Sandy Koufax 1963 087

Hits por cada 9 innings

1 Nolan Ryan 1972 5.26

2 Nolan Ryan 1991 5.31

3 Pedro Martínez 2000 5.31

4 Sandy Koufax 1965 5.79

5 Bob Gibson 1968 5.85

6 Pedro Martínez 1997 5.89

7 Nolan Ryan 1977 5.96

8 Nolan Ryan 1974 5.98

9 Nolan Ryan 1981 5.98

10 Nolan Ryan 1986 6.02

Ponches por cada 9 innings

1 Randy Johnson 2001 13.41

2 Pedro Martínez 1999 13.20

3 Randy Johnson 2000 12.56

4 Randy Johnson 1995 12.34

5 Randy Johnson 1997 12.30

6 Randy Johnson 1998 12.12

7 Randy Johnson 1999 12.06

8 Pedro Martínez 2000 11.78

9 Randy Johnson 2002 11.56

10 Nolan Ryan 1987 11.48

Ponches por cada base por bolas

1 Pedro Martínez 2000 8.87

2 Greg Maddux 1997 8.85

3 Pedro Martínez 1999 8.46

4 Greg Maddux 1995 7.87

5 Cy Young 1905 7.00

6 Cy Young 1904 6.90

7 Randy Johnson 2004 6.59

8 Greg Maddux 2001 6.41

9 Walter Johnson 1913 6.39

10 Juan Marichal 1966 6.17

Veamos, finalmente, las diez temporadas más dominantes en la historia de las Grandes Ligas, tomando como parámetro la efectividad ajustada y el WHIP:

Efectividad ajustada y WHIP

1 Pedro Martínez 2000 291 0.73

2 Greg Maddux 1994 271 0.90

3 Greg Maddux 1995 262 0.81

4 Walter Johnson 1913 259 0.78

5 Bob Gibson 1968 258 0.85

6 Walter Johnson 1912 242 0.91

7 Christy Mathewson 1909 222 0.83

8 Cy Young 1908 194 0.89

9 Tom Seaver 1971 193 0.95

10 Sandy Koufax 1964 187 0.93

Héctor Gómez

Héctor Gómez

Editor deportivo de Z Digital. Director de Prensa del Salón de la Fama del Béisbol Latino. Reconocido por la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACDSD).

LO MÁS LEÍDO