Hospital Hugo Mendoza alerta sobre aumento de ingreso de niños por ingesta de químicos

jueves 21 enero , 2021

Creado por:

Doctora Idelsa Polanco, pediatra del Hospital Hugo Mendoza I Foto: Prensa del hospital.

Médicos del Hospital Pediátrico doctor Hugo Mendoza (HPHM) reportaron ese jueves un aumento considerable en el ingreso durante los meses de diciembre y enero de niños menores de seis años por la ingesta accidental de sustancias causticas, desgrasantes o productos químicos de limpieza.

Un informe del centro de salud indica que solo en diciembre del 2020 fueron atendidos 22 niños con quemaduras en su sistema digestivo.

La doctora Idelsa Polanco, gerente de gastroenterología del HPHM, calificó de alarmante la situación.

 “Cuando un niño ingiere una sustancia caustica le cambia la vida tanto al paciente como a los padres y su entorno familiar porque es un niño que amerita atención de nutrición, endoscopia y probablemente cirugía, debido a que esa sustancia quema la boca, el esófago, el estómago y eso provoca que el niño no vuelva a comer adecuadamente”, expresó la doctora Polanco. 

La especialista dijo que esta situación es 100 % prevenible si los padres compran desgrasantes o blanqueadores de pisos, cloro de piscinas y otros productos químicos y los colocaran fuera del alcance de los niños. 

“Frecuentemente los accidentes pasan porque se utilizan botellas de refrescos o de agua y se llenan de desgrasantes que los niños confunden con refrescos o agua”, concluyó. 

Médicos del hospital pediátrico Hugo Mendoza tratan a un niño que ingirió un químico. 

Según la médica, un niño afectado por estas quemaduras en su sistema digestivo se le realiza una dilatación esofágica (ensanchar un área estenosada o estrecha del esófago), que se realiza semanal o quincenal dependiendo la condición del paciente.

Precisa que si la dilatación no resulta, los cirujanos tienen que realizar una sustitución esofágica,  cirugía de alta complejidad para corregir el daño.

El Hospital Pediátrico Dr. Hugo Mendoza hizo un llamado a los padres a mantener fuera del alcance de los niños productos químicos para evitar hechos lamentables como éste.

Citó que en a nivel mundial, el 80 % de las ingestiones cáusticas se producen en los niños pequeños, y por lo general son ingestiones accidentales de pequeñas cantidades y con frecuencia son benignos. 

Recomendaciones 

En caso de que un niño ingiera accidentalmente esta sustancia desgrasante, la gastroenteróloga pediatra, doctora Idelsa Polanco, recomienda no darle ningún líquido, ya sea agua o leche y/o inducir al vómito, porque puede agravar la situación del paciente.

Lo preferible, indica, es llevar al niño al centro médico más cercano para que sea atendido.

Avatar

Redacción Z Digital

LO MÁS LEÍDO