Y ahora… hasta nos damos los buenos días

martes 4 diciembre , 2018

Creado por:

Adelaida Martínez | Foto: Kelvin de la Cruz

A propósito de la reactividad en una persona… sí, de lo que hablaba el otro día. Hay un nuevo señor (de avanzada edad) que está de vigilante en una tienda cercana a uno de mis trabajos (el de la mañana). El aparcamiento se pone difícil y los que llegamos, ya una vez ocupados la mayoría, procuramos estacionarnos donde podamos y sucede… que en ese pequeño negocio, justo cerca de la entrada, suelo aparcarme cuando no tengo otra alternativa.

“Usted no se puede estacionar ahí”, me dijo. Lo miré seria y le contesté “las calles son libres”. Él me miró asombrado y a modo de sermón me explicó que esa no era la forma y que quería explicarme cómo estacionarme porque estaba tapando la entrada de la tienda.

Finalmente, recordé sobre lo que había escrito sobre ser reactivo y el hecho de cómo no controlar nuestras emociones sin medir consecuencias afecta nuestras relaciones, el estado de ánimo y hasta la salud.

Me calmé y tuve una plática con el señor. Con mucha paciencia le pregunté que cómo debía estacionarme. Terminé diciéndole que tenía toda la razón y que me disculpara, porque estaba haciendo su trabajo.

Ahora todas las mañanas suelo darle los buenos días y él me responde con mucho cariño. Y si no puede dejarme estacionar en ese espacio porque el camión iba a llegar más tarde para desmontar la mercancía ese día, pues igual lo entiendo y no me enfado.

Escuchar en serenidad y con actitud abierta a entender que puedes estar equivocada no solo te salva el día a ti, sino a todo el que interactúe contigo durante la jornada y hasta en casa.

Decir las cosas no solo por decirlas, sino cuidando las formas, puede impactar de manera positiva o negativa en los demás. Cuando alguien no mide tiempo ni espacio para hacerte un favor o colaborarte en algo sin esperar nada a cambio, ten por seguro que te has ganado eso con una buena actitud hacia los demás y hacia la vida misma.

Pero lo mejor de este encuentro y de poder narrarlo, es que aceptar nuestras debilidades nos ayuda a crecer sobre ellas y a superarlas.

El ser reactivo puede hacer que pierdas no solo tu paz, sino la oportunidad de ganar nuevos amigos.


Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Digital como fuente.

Adelaida Martínez

Adelaida Martínez

Periodista con maestría en periodismo y especialidad en comunicación institucional | Comentarista radial | Experiencia en los medios de comunicación desde el 2007.

LO MÁS LEÍDO