Luis Carvajal exhorta a cambiar la base ética sobre la que se opera para producir energías

domingo 31 mayo , 2020

Creado por:

Luis Carvajal | Foto: Kelvin de la Cruz

El ambientalista Luis Carvajal consideró que la discusión no debe ser tecnológica, sino de cambiar las bases éticas sobre las cuales se opera y sobre las cuales se toman las decisiones para la producir de energías y la explotación de los recursos naturales.

Dijo que el desarrollo de nuevas tecnologías para producir energías y obtener otros subproductos a partir del petróleo y otros recursos naturales debe analizarse en función de los beneficios y los perjuicios que ésto produce en las economías y las poblaciones.

Carvajal, miembro de la Academia de Ciencias de República Dominicana y coordinar de la Comisión de Medio Ambiente de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), adujo que si se es empresario y explotando los recursos naturales gana el triple, trataría siempre de demostrar que contaminar es útil para la sociedad.

Entiende que la sociedad debe poner límites a esos tipos de intenciones, para que producir para que se corresponda con las necesidades. 

Enfatizó que el gran problema para afrontar el problema climático no es las tecnologías, sino la racionalidad en la que está montada la sociedad.

Manifestó que la salud humana y el bienestar colectivo tienen que ser coincidente con la calidad de vida, lo cual estimó que no le importa al explotador de los recursos naturales si está ganando su dinero.

Panel en Los Sabios

Luis Carvajal fue uno de los expositores en el panel de profesionales de la química, la biotecnología, la agronomía y el medio ambiente en el que se esbozó este domingo la historia sobre la extracción del keroseno y otros subproductos del petróleo, la explotación comercial, los efectos ambientales y cómo la producción de riquezas a partir de esta práctica genera daños a los ecosistemas y a la humanidad.

Participó en el junto al ingeniero Ramón Alburquerque, en su calidad de productor de Los Sabios en la Z; el ingeniero agrónomo Juan Antonio González y el biólogo Cecilio Díaz Carela.

Alburquerque introdujo el tema al referir que hasta 1859 el mundo iba por buen camino con el invento del motor de combustión interna y el uso del hidrógeno para su operación o el uso del gas síntesis, extraído de la conversión de la madera en carbón.

Precisó que el gas síntesis contiene un 60 % de hidróxido de carbono y un 25 por ciento de hidrógeno, que podría utilizarse en un motor que usa gasolina y podría tener más energía. 

Sostuvo que ese ritmo del desarrollo tecnológico del combustible natural, cambió de repente por el descubrimiento del petróleo en Pensilvania por la compañía de los Rockefeller, interesada en producir un combustible para todos los hogares y evitar la explotación de la ballena, de la cual se extraía su aceite para el alumbrado de las casas.

Manifestó que una buena intención de los Rockefeller se convirtió en una extracción del recurso natural petróleo y de ahí la extracción del subproducto keroseno, que se utilizó posteriormente para el alumbrado de las calles, y así evitar la extinción de las ballenas.

Hizo referencia al uso de diferentes tipos de energías en base a variados tipos de tecnologías para aminorar los costos, pero enfatizó que aún el petróleo es el más importante.

De su lado, Juan Antonio González estimó que detrás de la actitud de los Rockefeller hubo una intención sana de evitar la extinción de las ballenas para bien del ecosistema marino.

En tanto, Díaz Carela se refirió a las fuentes petrolíferas que existen en República Dominicana, que como la de San Juan, podría ser explotable para producir mil megavatios de energía, aunque debe investigarse la profundidad la capacidad para fines comerciales. 

https://z101digital.com/ztv/

 

Avatar

Rafael Tomás Jaime

LO MÁS LEÍDO