Mitri Jiménez

¿Las malas personas no pueden ser profesionales excelentes?

jueves 20 septiembre , 2018

Creado por:

Foto: Pixabay

Hace unos años tuve un encuentro maravilloso con la teoría de las inteligencias múltiples, del neurocientífico estadounidense Howard Gardner, porque me liberó de la idea preconcebida de que la gente inteligente es la más aplicada o la que mejor calificaciones obtiene.

De hecho, su teoría -propuesta en 1983 y propulsora de que hay siete tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, musical, espacial, cinético-corporal, interpersonal e intrapersonal- es aplicada en la actualidad por muchos pedagogos de colegios privados, pero no en las escuelas públicas de la República Dominicana. Una lástima.

Hace dos años, Gardner fue entrevistado por el periodista Lluís Amigue para el periódico español La Vanguardia. Habló de esta teoría y ofreció otros datos interesantes como: ”la ética de la inteligencia”. Esto me llamó mucho la atención, porque tenemos la impresión de que la gente se puede destacar y triunfar, a pesar de no ser buena persona.

Por supuesto, la pregunta de Amigue no se hizo esperar: “¿Por qué hay excelentes profesionales que son malas personas?”. La respuesta del neurocientífico ha sido, y aún es para mí, un ejemplo de porqué no nos debemos dejar impresionar por cargos, títulos, riquezas y, mucho menos, de gente que se sabe vender.

Gardner, quien fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2011, explicó a Amigue que tras entrevistar a más de 1.200 individuos para el Goodwork Project, un experimento en Harvard, descubrieron que las malas personas no puedan ser profesionales excelentes. De hecho, no llegan a serlo nunca.

Sostuvo que tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes, porque -según el estudio- los mejores profesionales son siempre “ECE”: excelentes, comprometidos y éticos.

¿La mejor parte de esta entrevista? Cuando Gardner pasó en un segundo de neurocientífico a motivador:

“No alcanzas la excelencia si no vas más allá de satisfacer tu ego, tu ambición o tu avaricia . Si no te comprometes, por tanto, con objetivos que van más allá de tus necesidades para servir las de todos. Y eso exige ética”.

Lo lamentable de esta respuesta es que, a veces, uno identifica a la gente mala muy tarde. Lo bueno es que la verdad es como el sol, nunca se puede ocultar con un dedo.

Mitri Jiménez

Mitri Jiménez

Periodista. Actual editora en jefe de Z Digital. Autora de lecturasintimas.blogspot.com, que en 2014 resultó finalista en la categoría "Mejor blog de Difusión de la Cultura Hispánica", del III Concurso de Blogs para la promoción del español y la cultura hispánica, organizado por la Universidad de Alcalá, Google, Madrid Network-Cluster del Español, el Instituto Cervantes, Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) y Monografías.com.

LO MÁS LEÍDO