La inclusión educativa en nuestra sociedad, ¿es posible?

viernes 22 febrero , 2019

Creado por:

Foto: Guillermo Bermejo

Si buscamos el término “inclusión educativa” en nuestros documentos y currículos educativos oficiales emitidos por el Ministerio de Educación, encontraremos esta palabra repetida en multitud de ocasiones. Tanto en los objetivos más teóricos, como en las últimas implicaciones en el día a día de las escuelas. ¿Es casualidad?

Por supuesto que no. En el Informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI de principios de este siglo aconseja a todas las instituciones educativas acometer la diversidad de sus alumnos a partir de la inclusión.

Entendemos como inclusión un paso más de la integración en la que se integraban físicamente a todas las personas (sin importar su condición o necesidades) en el grupo, clase o escuela, pero no existían cambios significativos (a pesar de algunos apoyos específicos). En la inclusión se busca transformar el grupo, clase o escuela desde dentro, para que esa inclusión se produzca de manera natural y se necesiten menos cambios específicos o individuales, aunque deben seguir existiendo.

Los cambios deben ser a todos los niveles, algunos tan obvios y visibles a simple vista, como por ejemplo: señalizaciones (luminosas y acústicas) en el colegio, baños accesibles o rampas y elevadores.

Otras modificaciones o ajustes no son tan obvios, pero resultan igual o más importantes, como cambios metodológicos en el día a día de los maestros, tales como: presentar diferentes fuentes de recursos (orales, visuales, auditivos, teóricos, prácticos, vivenciales, etc) o una formación y acompañamiento pedagógico más significativo en los maestros sobre la diversidad de los alumnos que se van a encontrar y cómo responder a sus necesidades.

La desventaja es que estos últimos esfuerzos son menos visibles a nivel político, publicitario y promocional; además de que los resultados se dan a medio o largo plazo. Pero la realidad es esta: en la educación los cambios reales, profundos y significativos son procesos lentos que se dan de generación en generación. Y el de la inclusión educativa es otro de ellos.


Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Digital como fuente.

Guillermo Bermejo

Guillermo Bermejo

Psicopedagogo, especialista en dificultades de aprendizaje, currículum y tecnología en Educación.

LO MÁS LEÍDO