Narciso Isa Conde Tiro al blanco

Invisibilizan lo real y promueven lo virtual

domingo 13 enero , 2019

Creado por:

Narciso Isa Conde | Foto: Kelvin de la Cruz

En el discurrir del proceso nacional  se vienen expresado dos sociedades: una muy visible y muy de arriba, y otra que el poder constituido se empeña en ocultar.

La cultura de la sociedad dominante y lo que a ella le conviene es la que proyectan a granel sus grandes medios de comunicación, intelectuales orgánicos, “clase política”, propagandistas, elite empresarial, autoridades eclesiales y funcionarios. Todos conformando un coro de opinión que casi silencia  e invisibiliza los fenómenos y factores que adversan la estabilidad del sistema.

Hablan y disfrutan de una democracia segregada, exclusiva para ellos. Se enorgullecen de una institucionalidad secuestrada por ellos mismos. Asumen como elecciones, votaciones tramposas y viciadas. Se regodean en su pequeño New York y no les conmueven los males que azotan al pueblo y que ellos mismos  provocan.

Confunden respaldo popular con clientelismo y alienación, y convierten ciudadanos/as en clientes.

Crean desde la publicidad un país ficticio.

Invisibilizan gran parte de lo real, superponiéndole un costosísimo modelo virtual. Por ejemplo: propagan que crece a millón la economía mientras silencian las dramáticas desigualdades, o exaltan su democracia virtual obviando su dictadura constitucional real.

Viven placenteramente en sus burbujas y desde ellas  manipulan todo, sin medir las consecuencias brutales de los altos contrastes generados.

Jamás desisten de enajenar y enajenarse, sin  que puedan apreciar el momento de agotamiento de sus mentiras.

El enorme espacio de personas y organizaciones que ya rechaza sus cantos de sirenas, es cercado por su constante conspiración del silencio mediático combinada con la permanente tergiversación de los hechos.

La dictadura es tozudamente disfrazada de democracia.

Invisibilizan lo real y promueven lo virtual.

Anteojera y fuete. Na’ e’ na’.

La institucionalidad es “democrática”, aunque cada vez menos gente se trague ese cuento de camino.

Los actores políticos y sociales que para ellos cuentan son los que deciden actuar dentro esa institucionalidad, ya con trajes de derecha, ultraderecha, centro derecha, centro, centro izquierda o izquierda.

No importa el formato, vale la esencia.

Quienes impugnamos el sistema, aunque seamos cada vez más, no existimos.

Los que se roban más de mil millones de dólares en Punta Catalina, son personas honorables; y quienes le tiran unas bolsitas de excremento a la institución que los protege, son unos “delincuentazos”, amén de desgraciados “terroristas”.

La “robolución” educativa es vendida como revolución.

Quien preside un gobierno con un rechazo de un 80 % es el presidente más popular del planeta con la mejor gestión del universo.

Todo al revés.

Y al empecinarse en transitar esa ruta de falsedades hasta el hartazgo popular… están siendo sorprendidos -y lo serán en mayor escala- y no solo por unas cuantas bolsitas de mierda. ¡Ya veremos!


Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Digital como fuente.

Narciso Narciso Isa Conde

Narciso Narciso Isa Conde

Político revolucionario, escritor, miembro de la coordinación del Movimiento Caamañista, de la Izquierda Revolucionaria y la Presidencia Colectiva del Movimiento Continental Bolivariano.

LO MÁS LEÍDO