Narciso Isa Conde

Impugnar la degradación

domingo 26 agosto , 2018

Creado por:

Narciso Isa Conde | Foto: Kelvin de la Cruz

Asistimos a un periodo donde todo se mercantiliza y privatiza: salud, educación, seguridad social, fondos de pensiones, seguridad de la población, la tierra, el agua, las playas, la energía, la naturaleza, el acervo cultural, la sexualidad, la frontera, el conocimiento…

Y todo a la vez se degrada aceleradamente, porque se vale todo para acaparar riquezas y dominar: lo legal y lo ilegal, lo normal y lo rastrero, lo permitido y lo prohibido… Y, en consecuencia, todo se pudre.

Pasa esto sobre todo con la política como disciplina del poder y  pasa de tal manera que ha sido convertida en ideología de sucios negocios con porte de pantano pestilente.

Los partidos se transforman en empresas inescrupulosas, parasitarias del patrimonio estatal y natural de la Nación y  de las grandes empresas privadas que invierten en ella y aportan a su mutua perversión.

Los cargos públicos -electivos o no- se tornan en mercancías apetecibles para seguir negociando y atracando.

Los candidatos y precandidatos pasan a ser -salvo golondrinas que no hacen veranos-  receptáculos de esa inversión contaminante; posiblemente la más rentable de todos los tiempos y la mejor blindada con la impunidad reinante.

Los votantes son clientes y los votos mercancías comprables.

Las encuestas políticas forman parte de los mecanismos publicitarios destinados a potenciar lo decadente, reciclar el mercado y prolongar el sistema viciado.

En elecciones tramposas se invierte mucho y se saca muchísimo más. Las figuras y empresas políticas a promover –tradicionales o no- son previamente escogidas. Quien no es sujeto de inversión o no tiene para invertir, se jode y se condena a una marginalidad que adorna o perfuma la podredumbre.

Pero sucede, que cuando gran parte de la sociedad, sobre todo el pueblo en lucha, se harta de ese comercio y de las mafias que produce y reproduce… cuando se viste distinto y desde las calles, convertido en multitudes verdes-esperanza,  impugna las corporaciones corruptas y su Estado delincuente, no hay que hacer encuestas para saber que ese tipo de sistema de empresas-partidos está camino al colapso.

En tales circunstancias la misión de los/as consecuentes luchadores/as contra la corrupción y la impunidad, a quienes le indigna esta mezcla repulsiva de neoliberalismo y gansterismo de Estado, partidos y capitales privados, no es prologarle la vida a este sistema degradado y en descomposición, ni darle la oportunidad de remendarse o reciclarse temporalmente, montándonos complacientemente en sus mecanismos electorales y formando parte de su régimen de partidos (ambos manipulables por sus mafias).

La misión es actuar para que se desplome, procurando cambiarlo todo por la vía de un proceso destituyente, que se torne Constituyente mediante una estrategia de ruptura y recreación.


Digital no se hace responsable ni se identifica con las opiniones que sus colaboradores expresan a través de los trabajos y artículos publicados. Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier información gráfica, audiovisual o escrita por cualquier medio sin que se otorguen los créditos correspondientes a Digital como fuente.

Narciso Isa Conde

Narciso Isa Conde

Político revolucionario, escritor, miembro de la coordinación del Movimiento Caamañista, de la Izquierda Revolucionaria y la Presidencia Colectiva del Movimiento Continental Bolivariano.

LO MÁS LEÍDO