LIDOM

El deporte que llevamos en la sangre

miércoles 30 noviembre , 2022

Creado por:

Foto: Pixabay

Por Yesi Manuel Saldaña

Para nadie es un secreto que el béisbol transita por las venas de cada dominicano, y aunque algunos no siguen este deporte como otros, están dentro del ambiente beisbolístico y es difícil, al menos en República Dominicana, no hablar de pelota.

Esta tradición beisbolística se remonta a finales del siglo XIX, cuando llegó el deporte del bate y la pelota a nuestro territorio; y se comienza a afianzar con uno de los equipos más viejos de mayor tradición de nuestro béisbol, los Tigres del Licey. Luego con el pasar del tiempo se integraron otros de igual calidad que los azules, como Estrellas Orientales, Leones del Escogido y Águilas Cibaeñas, reforzando aún más nuestro amor por este juego.

Pero el real empuje que tuvo nuestro béisbol fue con la construcción del primer estadio bajo luces de la isla, Estadio Trujillo en 1955, hoy conocido como Quisqueya Juan Marichal. Sin este hubiera sido muy difícil el progreso de la pelota y arraigó la pasión de este en todos los dominicanos.

Se puede decir que 1955 fue el año clave para el despegue del béisbol dominicano porque con dos acontecimientos importantes, como fue el que mencioné anteriormente, y el de Osvaldo Virgil como el primer criollo en jugar en la mejor liga del mundo, dimos un salto importante y nos catapultó como una de las potencias a nivel mundial en esta disciplina; con más de 800 peloteros que han debutado por la Gran Carpa y en aumento.

Lo único que puedo decir es que me siento orgulloso de los grandes logros que hemos obtenido a través del béisbol que se ha convertido en una marca país; y espero que podamos seguir evolucionando y mantenernos como los mejores del mundo.

Yesi Saldaña

Yesi Saldaña

LO MÁS LEÍDO