Clases Presenciales

De vuelta a clases presenciales en tiempos de covid-19

jueves 11 marzo , 2021

Creado por:

Estudiantes en aula de República Domincana | Foto Minerd

El regreso a clases presenciales en las escuelas es uno de los temas más debatidos a lo largo del mundo desde que la pandemia de covid-19 dejó a miles de millones de niños y adolescentes sin clases presenciales. Según UNICEF unos 194 países cerraron sus centros educativos, lo que afectó al 91 % de los estudiantes al alrededor del mundo y ocasionó una disrupción enorme en las vidas, aprendizaje y bienestar de la población estudiantil a nivel mundial.

República Dominicana se plantea regresar a clases presenciales a partir del 06 de abril en las provincias donde la positividad este por debajo de un 5 %, según informó el Ministerio de Educación.

De acuerdo con el boletín epidemiológico que emitió el miércoles 10 de marzo el Ministerio de Salud Pública, solo las provincias de Elías Piña, Independencia, Pedernales, Samaná y Monte Plata cumplen con el requisito, según la tasa de positividad.

El retorno a las aulas estará dividido por etapas y comenzará con los estudiantes de primera infancia, inicial y del primer ciclo de primaria. Además, están convocados los alumnos de último año de secundaria que estudien en la modalidad técnica.

Las clases serán divididas en grupos semanales con hasta un 50 % de la matrícula de estudiantes por aulas. Justamente, según el protocolo establecido por las autoridades educativas. Los días alternos, los alumnos continuarán con la enseñanza a distancia a través de las plataformas que estableció el Ministerio de Educación.

El retorno a la enseñanza presencial será voluntario. También contará con el consentimiento de los padres, que deberán firmar un documento que apruebe el reingreso, pero la decisión de cómo y cuándo reabrir las escuelas y si enviar o no a los niños depende de numerosos factores a nivel nacional y local, así como de la realidad de cada núcleo familiar.

En América Latina, por ejemplo, Nicaragua es el único país que en ningún momento ha llegado a suspender las clases presenciales, al tiempo que Uruguay es el único que logró implementar un regreso completo a las aulas. Dado este contexto, sería bueno ver cuáles aprendizajes tuvo la ciencia en estos mas de 12 meses de pandemia sobre los riesgos de volver a clases y su implicación en la salud de la población estudiantil, familiares y docentes.

“Los niños, incluidos los muy pequeños, pueden desarrollar covid-19”, desvela un informe publicado en The Journal of Pediatrics y realizado por la Universidad de Harvard de fecha del 20 de agosto 2020.

Sin embargo, continúa, “muchos de ellos no presentan síntomas. Los investigadores proporcionan datos críticos que muestran que los niños juegan un papel más importante en la propagación comunitaria de covid-19 de lo que se pensaba anteriormente”, señala el artículo.

Con una muestra de 192 niños, 49 de ellos dieron positivo al SARS-CoV-2 y otros 18 tuvieron una enfermedad de aparición tardía relacionada con el Covid-19. Se demostró que los niños infectados tenían un nivel significativamente más alto de virus en sus vías respiratorias que los adultos hospitalizados en UCI para el tratamiento de covid-19, remarca la publicación.

Una revisión de estudios globales publicada a finales de junio por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical y el Colegio Universitario (UCL), ambos de Londres, descubrió que los niños tenían aproximadamente la mitad de las probabilidades de contraer covid-19 que los adultos, es decir, que la probabilidad de transmisión es superior a la probabilidad de contraer el virus.

La reapertura de los centros educativos no solo aumenta el contacto entre niños, sino también de docentes y personal del centro, además de los padres que llevan y traen a sus hijos.

En este sentido, el mencionado estudio de UCL y la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres establece que, sin un seguimiento de contactos adecuado, la reapertura de los centros educativos pudiera representar en cualquier país una ola de contagio superior a las ya registradas.

Los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) tienen guías actualizadas sobre qué deben hacer las escuelas para reabrir y qué han de sopesar los padres al momento de decidir si enviar o no a sus hijos a clases. Sobre los centros educativos, se enfocan en 4 áreas claves para mitigar el riesgo de transmisión de la enfermedad: la conducta (distanciamiento social, lavado de manos, uso de mascarillas), los ambientes (ventilación, limpieza y desinfección de superficies), el funcionamiento institucional (horarios escalonados, grupos pequeños de alumnos) y los protocolos para cuando alguien se enferme.

De manera personal, entendemos que se trata de una nueva fase dentro de la pandemia en la cual, antes o después, el país decidió retornar a clases y los padres deberán decir si envían o no a sus hijos e hijas a clases presenciales, aunque es importante aclarar que en escenarios como estos no existen recetas universales ni infalibles, y la mejor opción es seguir avanzando…. ¡Volvamos a clases!

Jeffrey Medina

Jeffrey Medina

Ingeniero industrial y experto en seguridad y salud ocupacional. MBA en Gestión Óptima de Proyectos de la Universidad de Cádiz, España, y Maestría en Sistemas Integrados de Gestión de la Universidad Internacional Iberoamericana, EE. UU.

LO MÁS LEÍDO