De gerentes a líderes: el gran salto

miércoles 15 julio , 2020

Creado por:

Ángel Bello

El desempeño de las organizaciones, como ocurre con todos los sistemas abiertos, está condicionado tanto por variables internas como por aquellas referidas al entorno o ambiente externo. En este sentido, factores como el capital humano, los recursos financieros y el clima organizacional, por un lado, así como también la competencia, los proveedores, las regulaciones legales y los consumidores, por el otro, inciden de manera crucial en el posicionamiento que puedan exhibir las empresas por su capacidad competitiva.

En este escenario, corresponde a los gerentes, como responsables de dirigir y administrar los planes enfocados a tales fines, desplegar las acciones necesarias para no solo hacer realidad el logro de las metas organizacionales, sino también para que el cometido se alcance con los mayores niveles de eficiencia y satisfacción.

Cada vez en mayor medida, los gerentes de encuentran compelidos a ir más allá de las exigencias mínimas de su cargo. Cada vez más se les exige un desempeño que no solo satisfaga los requerimientos correspondientes a la descripción del puesto, sino que las supere con creces. Esto así, debido a que fenómenos como la globalización de los mercados, el desarrollo tecnológico, la automatización de los empleos y, más recientemente, la pandemia por el COVID-19, han colocado en la línea de fuego a los gerentes, con entornos cada vez más turbulentos, caracterizados por las crisis y los cambios constantes.

En momentos como éstos es cuando los gerentes deben dar la milla extra, convertirse en verdaderos líderes y, de este modo, no solo llevar la nave a puerto seguro, sino prepararla para que pueda seguir enfrentando con éxito y de manera sostenible las contingencias que se puedan presentar, lo cual plantea como premisas cardinales la motivación y el compromiso entusiasta de los colaboradores, y la superación de las expectativas de los consumidores. No hay dudas, se trata de un gran reto para ellos.

En aras de dar el salto y alcanzar la plenitud y la solidez de un liderazgo capaz de motivar, inspirar y transformar, al tiempo que no pierde de vista la productividad y la rentabilidad traducidas en resultados, los gerentes tienen la tarea de desarrollar ciertas habilidades directivas que desbordan su formación técnica.

Competencias tales como el pensamiento estratégico, la gestión de las crisis y los cambios, la capacidad para motivar, la gestión de proyectos y equipos, la resolución de conflictos y las habilidades comunicativas, entre otras, garantizarán un alto impacto en el trabajo de los gerentes y los consolidarán como líderes auténticos de sus organizaciones.

Estas habilidades precisan como pilares una autoestima positiva y un estilo asertivo de comportamiento.  La autoestima incluye el reconocimiento tanto de las propias fortalezas como de las debilidades, lo cual, al tiempo que refuerza la autoeficacia y la resiliencia que les permitan superar las dificultades durante las adversidades, orientarán el aprendizaje constante y el aprovechamiento del talento de los colaboradores.

La asertividad, por su parte, propiciará tanto la autovaloración como el respeto por los derechos de los demás participantes del sistema, traduciéndose en la toma de decisiones con firmeza, pero también con empatía y consideración positiva por los demás. Porque los grandes líderes procuran no solo la salud financiera de sus organizaciones, sino también el bienestar de toda la sociedad.

Ángel Bello

Ángel Bello

Psicólogo y consultor en Capacitación. Maestría en Gerencia y Productividad. Profesor de la Universidad Católica Santo Domingo.

LO MÁS LEÍDO