Video

Buena voluntad y amor al prójimo, clave para adoptar niños o adolescentes

jueves 17 octubre , 2019

Creado por:

Expresión de adopción de menores / Foto Pixabay.

Profesionales de la psicología consideraron que la buena voluntad y el amor hacia el prójimo son la clave fundamental para la adopción de niños, niñas o adolescente, además de las condiciones económicas y la moral de quienes deciden asumir esta responsabilidad.

Al participar en el foro temático “Las adopciones y sus implicaciones” en el programa Entre Adultos, que produce de lunes a viernes el doctor Héctor Guerrero Heredia por ZTV y la Z101.3 FM, las psicólogas clínicas Martha Pérez Mencía, Evelin Bueno y Juana Acevedo expusieron un conjunto de aspectos a tomar en cuenta para una exitosa adopción de menores o adolescentes.

Explicaron que las adopciones están reguladas por la Ley 136-03 de Niños, Niñas y Adolescentes, que las clasifica como de tipos Nacionales, Internacionales e informales o no legales.

De estas últimas precisaron que están arraigadas entre las familias, que hacen las adopciones por razones de filiación cuando los menores quedan huérfanos o cuando las condiciones económicas o de salud de sus padres son precarias.

Martha desmitificó los conceptos o mitos sobre las adopciones, al sostener que no es cierto que la mujer que adopta un niño es porque no puede procrear  y de que quien da un hijo en adopción es porque es mala gente y no tiene amor por éste, ya que influyen diversos elementos para que éstas se den.

Eladio Hernández De la Rosa, Martha Pérez Mencía, Evelin Bueno Grullón y Juana Cacevedo / Foto rjtaime.

Manifestó que las adopciones se realizan por decisión propia de alguna persona o pareja con el interés de desarrollar determinados vínculos afectivos no filiales, ya que se realizan por el interés de tener a un “hijo” para considerarlo como tal hasta las últimas consecuencias.

De su lado, Evelin dijo que la adopción tiene por objetivo crear una construcción afectiva, un apego seguro, dar cariño y amor al niño o al adolescente que tiene la carencia del amor paterno o materno.

En tanto, Juana Acevedo expresó que la construcción afectiva debe ser con sentido y transparente, de manera que en el  momento adecuado, luego de los cinco años, se explique al hijo adoptado cómo llegó a la familia, principalmente para que en la fase adolescente no sufra choques de identidad con sus padres adoptivos.

Martha afirma que el problema de las adopciones es muy complejo, por las múltiples variables que influyen en los procesos.

Expuso que lo esencial en quienes adoptan es que tienen el interés y dar amor a la persona que se integra al seno familiar, debido a la carencia afectiva que no ha tenido.

Concluyeron en recomendar en que mientras más rápido se entere al hijo adoptado sobre sus condiciones y su filiación familiar, mucho mejor, ya que si se enterara de manera brusca le crearía un choque de emociones y afectivas muy traumáticas, con derivaciones en odios y rencores, sea hacia quienes le han adoptado o hacia su madre o padre biológicos.

En este caso, sugirieron que hermanos o familiares lleven a ese adolescente o persona que sienta afecta a consulta profesional para evitarle traumas psicólogos que le graviten para siempre en su pensamiento.

Insistieron en que los niños o adolescentes adoptadas sean manejados siempre con apego a la verdad desde el inicio de la adopción.

Avatar

Rafael Tomás Jaime

LO MÁS LEÍDO