La Asamblea Nacional de Vietnam aprobó ayer lunes una ley de ciberseguridad que obliga a las empresas tecnológicas a entregarles datos personales de ciudadanos, a pesar de las manifestaciones en contra.

La ley, aprobada con los votos a favor de más del 85 por ciento de los 423 parlamentarios, prohíbe a los usuarios de internet organizarse o alentar a los actos contra el Estado, publica el portal oficialista de noticias "VnExpress".

"Es terrible, va a afectarnos mucho. Utilizarán algunas de las cláusulas menos precisas de la ley como instrumento legislativo en nuestra contra. Sé que pueden meterse en la cárcel, pero seguiré luchando por mis derechos", declaró a Efe Anh Chi, unos de los activistas más prominentes en las redes sociales.

Amnistía Internacional (AI) denunció que esta norma permitirá al Gobierno "controlar el último espacio seguro de libertad de expresión en el país" y pidió a Apple, Facebook, Google, Microsoft y Samsung que presionen a las autoridades para frenar su utilización.

"Esta decisión tiene consecuencias potencialmente devastadoras para la libertad de expresión en Vietnam. En un país con un clima profundamente represivo, internet era un refugio donde las personas podían compartir sus ideas y opiniones con menor temor a la censura por parte de las autoridades", aseguró AI en un comunicado.

El pasado domingo, miles de personas se manifestaron en las principales ciudades del país en contra de los planes del Gobierno de aprobar la restrictiva ley de ciberseguridad y crear zonas económicas especiales que favorecen el control de inversores chinos.

Aunque en su mayoría las protestas fueron pacíficas, se vivió algún momento de tensión y detenciones en Hanoi, la capital, y en Ho Chi Minh (antigua Saigón), entre otras urbes.

En los últimos años han habido varias protestas en contra de la creciente influencia de China en la región, en especial en el disputado mar de China de Meridional, que la disidencia vietnamita a utilizado como medio para criticar al régimen comunista de Hanoi.