Ralph y Vanellope, los simpáticos personajes de Disney que trasladaron al público al mundo de los videojuegos en "Wreck-It Ralph", regresan en diciembre a los cines con una historia que se cuela en las entrañas de la red para revelar "un mundo que nunca hemos visto".

Según explicó ayer miércoles ante la prensa el productor del filme, Clark Spencer, que participa en Barcelona en el marco de la convención de distribuidoras cinematográficas CineEurope, se trata de una película que combina "emoción, comedia y muchísimo corazón".

Mientras, en la anterior entrega, Ralph huía de su videojuego para demostrar que "podía ser el malo sin ser una mala persona" y acababa estableciendo una fuerte amistad con Vanellope, en "Ralph Breaks the Internet: Wreck-It Ralph 2" es la pequeña quien ve amenazado su futuro cuando un niño de la vida real rompe la consola necesaria para participar en su juego, de coches de carreras.

Como adquirir la pieza de segunda mano resulta demasiado caro, el juego parece condenado a ser retirado de manera definitiva, así que Ralph decide ayudar a su amiga dejando atrás el mundo de los videojuegos y adentrándose juntos en el mar de cables y conexiones que forman internet.

Destaca en el filme la presencia de personajes de todo el mundo Disney y sus sagas, desde los soldados imperiales de Star Wars hasta los héroes de Marvel, pasando por todas las princesas que creado la compañía.

Precisamente, uno de los momentos más sorprendentes de la película será el encuentro entre Vanellope y todas las protagonistas femeninas de Disney, desde Blancanieves hasta Vaiana, pasando por Pocahontas o Mulan, donde ellas mismas ponen en cuestión los estereotipos románticos y la feminidad clásica.

Según Spencer, los creadores "no intentaron cambiar a los personajes, sino pensar cómo reunirlas por primera vez en una misma escena, respetando sus identidades individuales" y permitiendo que exista una "afinidad" en entre ellas y la pequeña corredora de carreras.

Otra de las sorpresas de esta entrega es la aparición de un nuevo personaje, "el más cool de la historia de Disney" para el productor, la joven Yesss, ideada como el algoritmo de la web Buzzztube y con la capacidad de cambiar de apariencia según las tendencias del momento.

Yesss, cuya voz es la de la reconocida actriz Taraji P. Henson, ayudará a los protagonistas a conseguir dinero para adquirir la consola de segunda mano, a través de la producción de vídeos virales, otra de las conexiones con la actualidad que dejan claro el salto generacional en el que se encuentra embarcada la compañía estadounidense.

A lo largo del filme, los espectadores se sumergirán en el océano inmenso que constituye internet, donde conviven sus habitantes permanentes y los avatares de los usuarios del mundo real, así como la plasmación física de todas las marcas digitales, desde Amazon hasta Tripadvisor.

"Hablamos con nuestras centrales de distintos países para reunir marcas de todo el mundo y evitar que pareciera algo doméstico de EE.UU.", explica Spencer, que se muestra especialmente orgulloso de la recreación de Ebay, en forma de una gran subasta.

En "Ralph Breaks the Internet: Wreck-It Ralph 2" también hay espacio para un discurso más crítico con los peligros de internet, a través de escenas donde queda patente que "la comunicación en la red puede ser complicada".

Tras un proceso de creación que ha implicado 4 años de trabajo para un equipo de unas 450 personas, Spencer considera que la película logra "un equilibrio de escenas para niños y adultos, que puede gustar a todo el mundo".

Preguntado sobre la posibilidad de una tercera parte, Spencer ha evitado revelar información y ha respondido que "se han enamorado de los personajes y ha sido muy divertido, pero para crear una película lo importante es tener antes una historia que contar, un concepto".