Cada vez existen más procedimientos para eliminar un tumor sin tener que operar al paciente. Está presente en la República Dominicana la radiocirugía, definida por Frankie Viñals Prestol, neurocirujano-radiocirujano, como una variante de la radioterapia en la que se emite una energía destructiva a una patología, como el tumor.

El especialista resalta que una de las ventajas de este procedimiento es su alta precisión, puesto que a la hora de emitir el rayo se respetan los tejidos sanos que se encuentra alrededor de la lesión. Aclara que no es una cirugía en el sentido tradicional puesto que no hay incisión y no usan bisturí. 

"La radiocirugía tiene dos tipos de fuentes: puede ser un rayo emitido desde una fuente radioactiva, como es usualmente el cobalto-60 o en el caso de nosotros que no utilizamos material radioactivo vamos a obtener esa energía de la luz", explica, durante su intervención en La Receta Médica.

Frankie Viñals Prestol, neurocirujano-radiocirujano.


Esto quiere decir que tomarán la energía eléctrica y la llevarán a un megavoltaje acelerándola en un acelerador lineal y de ahí se toman las partículas que les interesas: los fotones, para disparárselo con elevada precisión a esa lesión que se quiere destruir.

La radiocirugía se usa principalmente para eliminar o controlar el crecimiento de los tumores cerebrales a corto o largo plazo, pero además para tratar malformación arteriovenosa o la neuralgia del trigémino.

"Hay tumores que no necesariamente porque sean benignos o malignos van a ser destruidos, o sea, me explico: hay tumores que son benignos sin embargo son muy difíciles de destruir, entonces, nosotros lo que podemos garantizar en la mayoría de los casos es un control del crecimiento de esos tumores", detalla.

Con la radiocirugía se pueden tratar casi todos los tumores cerebrales, excepto aquellos que excedan los cuatro centímetros, en ese caso son imposibles de irradias y se recomienda la cirugía abierta. En el procedimiento participan un equipo multidisciplinario: un físico médico, el radiocirujano y el radioterapeuta.

Ivo Rodríguez, director médico de CDD Radioterapia, informa que casi la mitad de los casos de tumores cerebrales que atienden son metástasicos, es decir, que no son propio del cerebro, sino el tumor de inicio está en otra parte del cuerpo controlado o no, manda células al cerebro por el torrente sanguíneo.

"Hay una cuestión que el cerebro tiene una barrera que no hace pasar bien la quimioterapia, entonces, un paciente puede estar controlado totalmente de la enfermedad en el reto del cuerpo y aparecer un tumor en el cerebro", asegura Rodríguez, radioterapeuta.

Añade que a medida que la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia mejoran el control local de la enfermedad en los sitios de inicios, cada vez tienen más pacientes con metástasis cerebral, pero que responden de forma excelente al tratamiento. Dijo que antes se irradiaba todo el cerebro pero los daños era terribles como cognitivos, de conocimiento y la sobrevida era corta.

Con la radiocirugía la cantidad de sesiones que se necesitan para destruir o mantener controlado el tamaño son de una a cinco, todo dependerá de su dimensión, mientras más grande más sesiones. El tiempo que dura una sesión es alrededor de 15 a 20 minutos.

Ivo Rodríguez, director médico de CDD Radioterapia.


Como no es una cirugía como tradicionalmente se conoce, no implica incisiones que se expuso arriba por lo que es menos riesgosa y no habrá problemas de infección, sangrado por por la anestesia; la radiocirugía en indolora y no necesita hospitalización.

Un efecto secundario que se puede tratar es un poco de inflamación que se puede controlar con medicamentos antes y después del tratamiento y se puede llevar en la casa.

Toda persona está calificada para la radiocirugía, no importa la edad del paciente, sino su estado general.

Fotos: Kelvin de la Cruz