El Segundo Tribunal Colegiado del Distrito Nacional descargó este martes al empresario del transporte Arsenio Quevedo, al exregidor Erikson de los Santos Solís y a Cristino Batista, acusado del asesinato de varios choferes.

El tribunal argumentó en su sentencia que las pruebas presentadas por el Ministerio Público en contra de Quevedo, de los Santos y Batista fueron "insuficientes", por lo que dispuso el cese de la medida de coerción que pesa en contra de los tres.

No obstante, los jueces condenaron condenó a Amauris Cabreras y a Danilo Octavio Reinoso cumplir 30 años de prisión en Najayo y La Victoria, respectivamente, por violar los artículos 265, 266, 295, 296, 297, 298 y 302 del Código Penal Dominicano que tipifican y sancionan la asociación de malhechores para cometer asesinatos.

Quevedo es el actual presidente de la Unión Nacional de Transportistas y Afines (Unatrafin) y exsubdirector de la Oficina Metropolitana de Autobuses (OMSA).

De acuerdo con la Fiscalía del Distrito Nacional, Quevedo era el cabecilla de un grupo que ha hecho uso de la práctica criminal en todo el territorio nacional desde finales del 2008, "que consiste en ejecutar transportistas por diferencias y conflictos en las distintas rutas del transporte público".

Quevedo, según la acusación, "planificó varias ejecuciones" que presuntamente "materializaba" a través de Ericson de los Santos Solís.

El dirigente del transporte, "era el cerebro y financiaba esa red, en el entendido de que se beneficiaba de las muertes, mientras que Ericson de los Santos era el encargado de supervisar el comando a cargo de ejecutar las acciones, cometer los asesinatos, intentos de secuestro, entre otras conductas típicas del crimen organizado", afirma la Fiscalía.