Los sistemas de tecnología punta se han demostrado eficientes en el control de las infracciones de tráfico en Shanghai, donde la policía tenía problemas anteriormente para descubrir a los conductores sin permiso válido.

Una campaña de control del tráfico en la ciudad iniciada en 2016 ha permitido localizar y multar a unos 835 conductores, según anunció  la policía de tráfico de Shanghai, que destacó la ayuda que han supuesto el reconocimiento facial, los macrodatos y otras medios tecnológicos punteros para identificar a los infractores.

Algunos conductores con permisos cancelados o suspendidos temporalmente se arriesgaban y seguían manejando con la expectativa de que la policía no se iba a dar cuenta.

Ahora, sin embargo, un sistema de reconocimiento facial compara y analiza el rostro de los conductores y la información de sus perfiles y detecta todas las violaciones, lo que ha permitido a los agentes de tránsito estar pendientes de todos los vecinos motorizados.

Los agentes indican que ninguno de entre los 835 cazados ha vuelto a intentar conducir.

Shanghai adoptó la tecnología de reconocimiento facial para asistir en la persecución de infracciones como cruzar las calles donde no está permitido o conducir en sentido prohibido.