Asistir a las escuelas en la mañana y luego a una sala de tareas o cursos extracurriculares en la tarde y después al llegar a la casa a hacer las tareas, ¿no es demasiado para un niño? ¿Realmente son ellos felices con este sistema de vida? ¿En qué momento los niños tendrán tiempo para jugar?

Estas cuestionantes surgen al escuchar las razones de Carola Isabella Paz, de Felices Jugando, en las que explica, a su entender,  porqué los programas extracurriculares de los niños deben incluir el juego libre y actividades que promuevan la creatividad.

Según la experta en psicomotricidad, los programas académicos de los niños en la actualidad están sobrecargados, eximiendo las clases de arte y creatividad que a su parecer son las más importantes y divertidas para los infantes.


“Los niños tienen que ser niños, los colegios no les están dando valor al arte… No tienen tiempo para jugar en la actualidad”, comentó.

Al ser entrevistada en el espacio radial Mujer Moderna Radio, que se trasmite por Fidelity 94.1, Carola Isabella Paz insistió en que a los infantes se les permita jugar de forma libre, sin dinámicas ni programas y que las tareas debería ser eliminadas de las escuelas.

“El sistema educativo está mal estructurado porque los niños que van a clase en la mañana no pueden seguir estudiando en la tarde”, indicó.

Dijo que muchas veces la carga extracurricular de los niños responde al ego de los padres, en valorar excesivamente la preparación “de que hable cinco idiomas y que sean los más sobresaliente del curso”.

Aseguró que la preparación académica está sobredimensionada por los padres y tutores y que a su entender, pese a que reconoció la importancia de la misma,  señala que no es lo único significativo en la crianza de un niño.