Hace un tiempo el tema del uso de brákets de lujo ocupó un gran espacio tanto en los medios de comunicación como en la opinión pública en la República Dominicana.

Sin embargo, no se tiene constancia si dicha práctica se detuvo. El presidente de la Sociedad Dominicana de Ortodoncia, Franklin Ortega González, llamó a la población a no colocarse dichos aparatos ondontológicos como adorno.

Ortega González aseguró que las personas desconocen los riesgos de salud que conlleva dicha práctica. "El menor riesgo de esa situación es perder uno o varios dientes".

Pero entre los mayores riesgos está la posibilidad de contraer alguna enfermedad como la hepatitis C o el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH): "Pone en riesgo no solo su salud bucodental, sino su vida".

Afirmó que está equivocado el que piensa que ponerse brákets es un estatus social.

Hay cosas que hay que tener en cuenta antes de un tratamiento de ortodoncia, como la posición de los dientes, las caries, encías saludables, entre otras.

Indicó que un especialista en poner bráket primero se gradúa de odontología general y después se especializa durante tres años en ortodoncia.

El especialista explicó que los brákets se pueden poner por primera vez a partir de los siente años y utilizarse hasta los 105 años.