Inició ayer lunes 13 de noviembre la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se extenderá hasta el día 19.

Este año el lema es Pida asesoramiento a un profesional sanitario cualificado antes de tomar antibióticos. La campaña tiene cuatro objetivos:

  1. Convertir la resistencia a los antimicrobianos en una cuestión sanitaria reconocida mundialmente.
  2. Concienciar sobre la necesidad de preservar el poder de los antibióticos mediante su uso apropiado.
  3. Aumentar el reconocimiento de que las personas, los profesionales de la salud y la agricultura y los gobiernos deben contribuir a luchar contra la resistencia a los antibióticos.
  4. Alentar el cambio de conductas y trasladar el mensaje de que acciones simples pueden marcar la diferencia.

A continuación, siete mitos sobre los antibióticos descritos por la Organización Panamericana de la Salud (OPS):

1. Sirven para curar cualquier enfermedad

Los antibióticos solo curan enfermedades de origen bacteriano, no curan un dolor de espalda o un resfriado común de origen vírico, por ejemplo.

2. No tienen efectos secundarios

Al contrario, sí, los tienen. En algunos casos, los efectos secundarios pueden pasar desapercibidos. En otros casos, se pueden presentar diarrea, náuseas y reacciones alérgicas.

3. Los antibióticos caros son los mejores

La OPS señala que los antibióticos tradicionales y baratos, las penicilinas por ejemplo, tienen todavía mucha utilidad para combatir infecciones bacterianas.

4. El antibiótico que elimina más bacterias es el mejor

Totalmente falso. El cuerpo humano tiene un grna número de bacterias cuya actividad es beneficiosa para el organismo.

Y si las elimina el antibiótico, habrá un impacto negativo en la salud de las personas.

5. Se puede usar los que sobraron de ocasiones anteriores

"No, no se deben usar ya que cada persona y cada tratamiento son diferentes", argumenta la organización internacional. Agrega que el progesional de la salud o el médico debe decidir sobre la cantidad y duración del tratamiento con antibióticos.

6. La resistencia a los antibióticos ocurre cuando el cuerpo se vuelve resistente a los antibióticos

Este es otro mito. De hecho, las bacterias, no los humanos o los animales, se vuelven resistentes a los antibióticos y su reproducción o multiplicación en el cuerpo causa infecciones difíciles de tratar.

7. La resistencia a los antibióticos es solo un problema para las personas que toman antibióticos

Falso de toma falsedad. Cualquier persona, de cualquier edad, en cualquier país puede contraer una infección resistente a los antibióticos.