El economista Ernesto Selman aseguró que los Fondos de Pensiones de los trabajadores han servido a los gobiernos para financiar los déficits del Estado y no se han utilizado en generación de empleos, más inversiones y riqueza para el país.

Hizo la afirmación al participar como panelista en el segundo Diálogo INTEC para la Acción que tuvo como tema central “Seguridad Social: reformas necesarias”. 

“El 74 % de los ahorros de los trabajadores, en lugar de traducirse a nuevas inversiones que generen más empleos y riqueza se invierten en títulos del Estado”, afirmó de forma contundente Selman, vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES). 

Manifestó que el 23 % de los fondos que se encuentran en manos de los intermediarios financieros también se colocan en títulos del Estado. 

“Directa o indirectamente el 85 % de los ahorros de los trabajadores en cuentas de capitalización individual está colocado en títulos del Estado”, enfatizó. 

Universalización de la Seguridad Social

La también economista Magdalena Lizardo, quien fue la expositora principal, sostuvo que si bien, en los últimos tres años, el empleo en el sector formal ha crecido más rápidamente que en el sector informal, lo cual favorece la ampliación del acceso a la Seguridad Social, esto no es suficiente para que pueda lograrse la universalización del Sistema en un horizonte de tiempo razonable. 

Al dictar la ponencia “Seguridad Social: estado de situación y desafíos”, Lizardo insistió en la necesidad de poner atención a temas como el subfinanciamiento de las funciones de salud colectiva, así como al hecho de que un monto importante de los recursos del sistema de seguridad social se utilizan en financiar burocracia o se quedan en las arcas de los actores privados del sistema, en lugar de ser destinados al logro de los objetivos de una mejor prestación de servicios de salud y protección de riesgos. 

Urgió tratar la baja tasa de reemplazo de las pensiones (36.5 %), el no aseguramiento en salud para los pensionados, la existencia de una estructura de toma de decisión de otorgamiento de beneficios, que a su juicio está más orientada a la exclusión que a la inclusión, así como la actualización del catálogo de prestaciones, y el establecimiento de criterios claros relativos a la introducción nuevas tecnologías para el tratamiento de enfermedades. 

Entiende también que es necesario profundizar los esfuerzos para la educación financiera y previsional de la población. 

En cuanto a la sostenibilidad del Sistema Dominicano de Seguridad Social, consideró que hay problemas de evasión del pago de contribuciones y muy baja capacidad de hacer cumplir el pago y la inexistencia de un régimen de consecuencia para castigar la evasión.

En cifras

Respecto a la cobertura, Lizardo precisó que al 2016 el 69.1% de la población disponía de Seguro Familiar de Salud, de esa cantidad el 33.2 % se encuentra en el régimen subsidiado y el 35.6% en el contributivo. 

Destacó que el 70.7 % de la población económicamente activa está afiliada al Seguro de Vejez, Discapacidad y Sobrevivencia, no obstante, sólo el 49.7 % de los afiliados cotiza, el 75 % de los asalariados está afiliados al Seguro de Riesgos Laborales y el 94% de los asalariados del sector formal afiliados al Seguro de Riesgos Laborales.

Debilidades de la Ley 87-01

Mientras, Rafael Alburquerque, abogado y exvicrepresidente de la República, quien fungió como panelista calificó la Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social como el “pecado original”. Dijo tiene dos graves debilidades primero la falta de aplicación de la atención primaria, que sería la puerta de entrada del paciente al sistema de salud y la supresión del seguro de salud a las personas pensionadas. 

Dijo que la ley estuvo mejor elaborada en materia de pensiones, pero que las ganancias excesivas que tienen las Administradores de Fondos de Pensiones (AFP) es otro tema que debe evaluarse, así como la tasa de reemplazo que es una de las más bajas de la región.

El evento, que se realizó en la Sala Julio Ravelo de la Fuente de INTEC y contó con la participación de líderes del sector salud, economistas funcionarios públicos, representantes de organismos internacionales, de la sociedad civil y académicos, y es coordinado por el economista y pasado rector del INTEC, Rafael Toribio.