El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), Isidoro Santana, manifestó  este miércoles que aspira a que la construcción y ampliación del mercado binacional hará más fluido y formal el comercio entre las República Dominicana y Haití.

Santana manifestó su deseo en la provincia de Dajabón, donde asistió para poner en marcha la ejecución de la ampliación de la sede del mercado binacional en esa ciudad.

Refirió que de 14 mercados binacionales existentes en estos momentos en la región, en el de Dajabón concurren unos 60 mil compradores y se registró transacciones comerciales por US$ 159 millones en 2015.

Resaltó que esas actividades comerciales generó empleos para dos mil vendedores, casi el 14% del total de los otros.

Recordó que la obstaculización reciente de la actividad comercial en esta región se debe a disposiciones restrictivas, en general motivadas por la dificultad de Haití en aplicar los impuestos arancelarios al comercio.

El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo atribuyó tales restricciones a la urgencia que tienen las autoridades haitianas en garantizar que los derechos aduaneros aparezcan como la fuente más a mano para la captación de recursos fiscales que les permitan impulsar el desarrollo económico-social de esa nación.

Santana dudó que los flujos comerciales puedan lograrse sobre la restricción de tales importaciones, porque el hacerlo supondría desabastecer el mercado haitiano y someter a su población a fuertes carencias.

El funcionario anunció en consecuencias, que la República Dominicana puede contribuir a la resolución de ese problema, debido a que tiene como punto importante la cooperación aduanera con Haití mediante el diálogo entre ambos gobiernos.

“De ahí que el reto para los gobiernos a ambos lados (de la frontera) es lograr que podamos trabajar de manera coordinada en el impulso de un proceso de desarrollo que nos beneficie a todos”, aseveró el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo.

Santana, además, rememoró los dos encuentros binacionales de revisión y consenso del  protocolo de transporte terrestre transfronterizo, destinados a transparentar los términos y las condiciones aplicados al servicio de transporte internacional de carga y de pasajeros vía terrestre en los cuatro pasos fronterizos oficiales.

“Si algo está claro del lado de las autoridades dominicanas y del propio pueblo es el espíritu de colaboración con la hermana nación haitiana. Si bien nuestra historia ha estado marcada por tradicionales desentendimientos, los acontecimientos históricos no pueden impedirnos perfilar 

Apuntó que fuera de los radicalismos que a veces empujan en ambos lados en dirección contraria, entre ambos pueblos siempre ha primado un espíritu de solidaridad, y recordó que en 1979, cuando el devastador huracán David, uno de los primeros cargamentos de ayuda a la República Dominicana llegó de Haití.

El ministro reconoció a la Unión Europea por la construcción de la nueva infraestructura al costo de RD$400 millones, con la proyección de que una vez concluya el Proyecto Binacional en su conjunto, posibilitaría albergar hasta a 3, 300 vendedores y contribuiría a un mejor control aduanero y migratorio.

“Esperamos que este mercado sea apenas un eslabón de una colaboración amplia y sólida entre nuestros dos países. Y en esta relación, que puede ser tan positiva como resulta inevitable, la República Dominicana tiene mucho que aportar, dado el mayor desarrollo de sus capacidades productivas”, comentó.

Santana declaró que Haití es de gran interés para la República Dominicana, pues solo con el avance de las capacidades productivas y el desarrollo de la sociedad haitiana se estará en condiciones de mantener las más armoniosas relaciones.

Precisó que bajo esas condiciones es inconcebible percibir la prosperidad de uno u otro sin relaciones económicas fructíferas.

Aseguró que del mercado haitiano depende una porción considerable de las exportaciones de la agricultura y de la industria ligera dominicanas y de algunos servicios y que, con la excepción de las zonas francas y los minerales, Haití es el principal mercado para una amplia variedad de productos criollos.

“A su vez, para una gran parte el pueblo haitiano, la República Dominicana constituye el principal proveedor de bienes alimenticios, bienes industriales de consumo en el hogar y de insumos para la construcción, con las marcadas ventajas que implica tener al proveedor a la vuelta de la esquina”, agregó.

 Explicó que mientras el comercio de otros puntos fronterizos responde mayormente al tránsito de mercancías provenientes de la capital, en Dajabón el intenso comercio es en gran parte fruto de la producción regional del Cibao central y noroeste, pues este paso fronterizo conecta la zona franca de Santiago y la producción agrícola del valle del Cibao con Cabo Haitiano y el norte de Haití.

Santana, quien representó al presidente Danilo Medina, estuvo acompañado en la mesa principal, por el director general de Cooperación Multilateral y Ordenador de los Fondos Europeos para la República Dominicana, embajador Antonio Vargas, así como por autoridades de ambas naciones.