El Ministerio de Salud, a través de la División de Salud Materno Infantil y Adolescentes puso en circulación las guías de usuarias para descubrir a tiempo el cáncer de mama y de cérvix, con el apoyo del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa).

Las guías constituyen una herramienta para la promoción de salud y prevención de la enfermedad que servirán a las Direcciones Provinciales de Salud (DPS) como apoyo al trabajo con la población de sus respectivas demarcaciones, especialmente con las mujeres y adolescentes.

Juan Carlos De Jesús, encargado de la División Materno Infantil y Adolescentes, explicó que conforme a datos del informe de Indicadores básicos de salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS/OPS) durante 2015 en la República Dominicana murieron 716 mujeres por cáncer de mama y 447 por a causa del cáncer de cérvix.

En tanto, a nivel mundial más de un millón de mujeres padecen de cáncer de cérvix, mientras se proyecta que una de cada diez mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de sus vidas. Se trata de la primera causa de muerte por neoplasia maligna en mujeres con edades entre 40 y 55 años, de acuerdo a un comunicado de prensa de Salud Pública.

Para la prevención del cáncer de mama, dijo, se recomienda iniciar el autoexamen mensual después de la menstruación, la realización de examen médico anual y mamografías cada dos años a partir de los 35 años de edad, refirió De Jesús.

Asimismo, De la Cruz manifestó que la principal estrategia de prevención primaria para el cáncer cérvico uterino es el uso de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), la cual fue introducida en el país este año para niñas de 9 a 10 años de edad.

“Las mujeres en  mayor riesgo de cáncer de cérvix  son las que tuvieron su primera relación sexual a temprana edad, las que nunca se han realizado un Papanicolau, las que tienen compañero sexual con varias parejas y las que tienen resultados positivos de papiloma humano”,  señaló el funcionario.

Juan Carlos De Jesús explicó que el virus del papiloma humano (VPH) se asocia a la causa del cáncer del cérvix y que el mismo se transmite por relaciones sexuales sin protección. Agregó que la detección temprana a través de la realización del papanicolau, reduce la posibilidad de que las mujeres puedan enfermar y morir.