Varios han sido los políticos de la República Dominicana que durante los últimos ocho años han sido acusados de violar a menores de edad.

El más reciente caso es del alcalde de Villa de Los Almácigos, Inocencio (Tony) Carrera, a quien le fueron dictados tres meses de medida de coerción por violación al Código del Menor, por mantener una relación sentimental con una adolescente de 14 con quien convivía.

Al Palacio de Justicia de Montecristi se presentaron unos 12 síndicos de la zona, en solidaridad con Carrera. El padre de la menor apoyaba la relación entre ambos y, de igual forma, le dictaron tres meses de prisión preventiva.

Este no es el único caso, en 2009 el entonces diputado por el Partido Revolucionario Dominicano Julio Romero admitió que tenía una relación sexual con una menor de 16 años a quien embarazó.

Sin embargo, las partes llegaron a un acuerdo económico y por tal motivo el caso no fue a un juicio de fondo.

En 2011, el entonces regidor del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) en el Distrito Municipal Hato del Yaque, Marino Brito, fue acusado de violación sexual contra una menor.

Después de cumplir tres meses de prisión preventiva, Brito fue dejado en libertad.

En ese mismo año, el legislador Ramón (Papo) Fernández del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) fue condenado a un año de prisión por violación de una menor de edad.

Fernández cumplió la sentencia de un año de prisión suspendida a seis meses. Esto quiere decir que pasó seis meses en la cárcel de Najayo y seis meses en libertad.