A propósito del escándalo Odebrecht, el comentarista de El Gobierno de la Tarde, Domingo Páez, señaló que se ha podido notar una intención determinada de construir una falsa realidad para que se le presente a la gente.

Señala que lo primero que habría que ver es “una supuesta intención del aparato judicial de perseguir lo que ya ha sido confesado como delito”.

“O sea, es Odebrecht quien ha dicho que ha sobornado... y por deducción asumimos que hubo soborno y por ende sobrevaluación: eso es sustracción de recursos públicos en favor de particulares, y eso se llama robo”, dijo Páez.

Manifestó que el esfuerzo de esta institucionalidad ha estado concentrado en la construcción de una subjetividad social que permita que una parte de la población asuma el criterio de que no se produjo robo: “Y ahí se define el nivel de peligrosidad que vive el país en este momento”.

Dijo que la sociedad dominicana no solamente vive un ambiente de corrupción generalizada, sobre todo en el Estado, “sino que vivimos la desgracia que una parte importantísima de la comunicación se ha comprometido en garantizar que quien se roba los fondos públicos, tenga impunidad”.

“Nos quieren imponer una cultura de corrupción no solo en el Estado, sino imponérsela a la sociedad, y que la misma la asuma como forma de vida”, manifestó Páez.

Expresó que “ya no es solo desgracia que no contemos con un aparato judicial que sea capaz de dar respuesta al robo; y que la clase política en su mayoría ha asumido el saqueo de los fondos públicos como natural, sino que los medios de comunicación en su mayoría quieren asumir e imponernos la ilógica cultura de que debe robarse como un objetivo esencial de vida”:  

“Así, hemos llegado a este charco pestilente en que lo importante es torcer la realidad para convencer a la gente de que el ladrón... no es ladrón”, dijo finalmente.