El director del Instituto de Oncología Dr. Heriberto Pieter, José Ramírez, explicó este miércoles que una de las teorías sobre el aumento de cáncer en la glándula de la tiroides es porque se vive en un mundo donde hay más radiaciones y este órgano es sensible a ella.

"Una de las cosas que se está hablando de este tema de tiroides son los celulares, las antenas repetidoras, porque la gente debe saber que para que nosotros hablar por celular en toda la ciudad hay cientos de antenas", afirmó.

Indicó que otra teoría que existe al respect, es que se están diagnosticando más nódulos sospechosos de la glándula por lo que se hacen más biopsias y se detectan más cánceres. Precisó que esa misma teoría establece que muchos de esos nódulos de tiroides nunca iban a progresar y llevar a cáncer.

"El cáncer de la tiroides, de todos los cáncer que yo manejo como oncólogo, quizás, es uno de los más controlables y curables que existen", afirmó durante su intervención en La Receta Médica.

Detalló que los tipos de cáncer de la glándula de la tiroides es el carcinoma papilar de tiroides (el más frecuente), el folicular, el medular y el indiferenciado, este último es el más agresivo. Afirmó que el cáncer indiferenciado, a veces, no permite ni siquiera operar al paciente por lo tan agresivo que es localmente.

La Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) explicó en su sitio web en la versión español, que la preocupación de que si los celulares están involucrados en el aumento del cáncer surge porque estos emite una energía llama ondas radiofrecuencia (RF). 

Pero además, indicó que aún no está esclarecido cómo estos aparatos podrían causar esta enfermedad porque "la mayoría de los estudios realizados en laboratorios han respaldado la idea de que las ondas de RF no causan daños al ADN".

Resume diciendo: "La mayoría de los estudios realizados en personas y publicados hasta la fecha no han encontrado una relación entre el uso de los teléfonos celulares y el desarrollo de tumores. Sin embargo, estos estudios han tenido algunas limitaciones importantes, lo que hace poco probable que terminen la controversia sobre si el uso de los teléfonos celulares afecta o no el riesgo de cáncer".

Foto: Kelvin de la Cruz