La Organización Mundial de la Salud (OMS) en África hizo un llamamiento para tener sistemas de salud sólidos con los que dar una mejor repuesta a brotes de enfermedades y emergencias sanitarias en el continente.

"Reconocemos que la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030 ofrece una oportunidad para reubicar la prevención primaria en la prestación de servicios de salud y facilita la plataforma ideal para encauzar el compromiso y la acción intersectorial", dijo a Efe la directora regional de la OMS para África, Matshidiso Rebecca Moeti.

Destacó además la importancia de una mayor colaboración y compromiso entre las partes interesadas en lograr la meta de una cobertura sanitaria global, "sin dejar a nadie atrás".

Anualmente se registran en África más de 100 emergencias sanitarias que son amenazas potenciales para la paz y la seguridad del continente, ya que interrumpen la actividad económica nacional y afecta a los sistemas de salud y las comunidades, por ejemplo por la restricción del movimiento o el aislamiento de la población.

El Banco Mundial estimó que durante la crisis de ébola en África Occidental en 2014 y 2015 se perdieron 2.200 millones de dólares, aproximadamente el 16% de los ingresos colectivos anuales de los tres países más afectados. 

Además, los esfuerzos globales para responder al ébola costaron 3.800 millones de dólares.

Así la OMS puso como ejemplo el éxito en la respuesta al actual brote de ébola en la provincia de Bajo Uele, en el norte de la República Democrática del Congo (RDC), controlado gracias a la colaboración entre el Gobierno y todos los socios.

"Gracias a un anuncio temprano y una respuesta rápida de las autoridades sanitarias locales con el apoyo internacional, así como una financiación flexible, hemos podido responder rápidamente y enviar personal a la zona afectada, evitando un verdadero brote", dijo a Efe el director de comunicación de la OMS África, Collins Boakye-Agyemang.

"Respondimos rápidamente. Hay cuatro muertos y cuatro supervivientes", celebró Boakye-Agyemang.

El Foro Mundial sobre la Salud de la OMS celebrado esta semana en Kigali estudió los problemas sanitarios que afronta África, como la mortalidad materna e infantil, enfermedades infecciosas como la malaria, el VIH y la tuberculosis y otras como el cáncer, la diabetes o las afecciones cardiovasculares y mentales.

Para reducir la mortalidad infantil, la directora de la OMS para África pidió priorizar la inmunización. "Tenemos que hacer el mejor uso de la inmunización. Uno de cada cinco niños todavía no tiene las vacunas necesarias y es una cifra demasiado alta", señaló Moeti.

La OMS insistió en que la mayoría de los problemas de salud, especialmente los brotes de enfermedades y los desastres humanitarios, se ven agravados por sistemas de salud débiles, un problema que se prometió abordar en la cumbre.

La organización ha llevado a cabo reformas para mejorar la seguridad sanitaria a través, por ejemplo, de un nuevo programa para emergencias con procedimientos administrativos simplificados y un mayor papel operacional de la OMS en las emergencias de salud pública.

Los delegados del foro de Kigali subrayaron el progreso alcanzado en salud en los últimos años, pero reconocieron la necesidad de abordar "viejos enemigos" como el sida, la tuberculosis y la malaria, así como las nuevas amenazas de enfermedades no infecciosas y del cambio climático.