“Si los señalados en casos de corrupción salen del poder, los presos van estar al pecho en la República Dominicana, aunque nadie quiera”, manifestó este miércoles el comentarista de El Gobierno de la Tarde, Ricardo Nieves, al reflexionar sobre la variación de la medida de coerción a los imputados por el escándalo de los sobornos de Odebrecht.  

Nieves consideró que sería bueno que la sociedad conozca los nombres de los empresarios que sirvieron de garantes ante el juez especial de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) para el caso Odebrecht, Francisco Ortega, quien varió la medida de coerción de prisión preventiva a Víctor Díaz Rúa y Ángel Rondón, por garantía económica e impedimento de salida.

El también abogado aclaró que eso no es un pecado, ni un pandemonio servir de garante de una persona en un tribunal, al precisar que de garantes en el caso Odebrecht sirvieron dirigentes políticos.

Nieves aseguró que el país está tan golpeado y aplastado moralmente, que todo pasa y no se produce ninguna reacción, ni un escosor, ni picason de carácter ético y mínimamente moral.

 Dijo que la República Dominicana está en una descomposición tan extendida, que no hay un rincón de lo público y lo privado que no esté penetrado por la corrupción.

Aseveró que los peores ejemplos que se le puede dar a un país, están emanando del poder público que gobierna la nación. 

 “Todos esos arreglos que se observaron para mantener la audiencia para ese día, es decir, la única en el sistema judicial, pese a los coletazos del huracán Irma, fue parte de acuerdos tratativas, convivencias y complicidades de los grupos políticos”, explicó.

Ricardo Nieves afirmó que ese tipo de grupo solo le interesan los objetivos momentáneos  de sus grupos y de las personas que giran a su alrededor. "El país se puede ir a la mierda para ellos, pero a ellos no les importa nada”, argumentó.