“Las tripas te giran en sentido inverso”, son las palabras de Eduardo Gómez, autor de la muestra titulada “Genocidio” que se inaugura la noche de este miércoles en el Museo de la Resistencia, al describir lo que vivió en Camboya y cómo lo transformó.

Es la primera exposición artística internacional que enfoca las memorias de conflictos bélicos a través del arte y, que mañana dispondrá de una visita guiada con el artista para todo aquel que quiera escuchar las vivencias sobre las imágenes en palabras de su creador.

Gómez, psicólogo y artista, contó en Voces Propias, que el proyecto se origina a partir de documentos y archivos de víctimas de conflictos de diferentes países, desde el punto de vista del que sufre.

Explicó que el objetivo fue crear el resultado de que se tenga una experiencia particular, empática y sensorial con la víctima, así como el crear conciencia y polémica interrogativa.

“Empecé en la guerra de Yugoslavia en el 1993. Allí trabajaba en una ONG y empecé a ver piezas de archivo, refugiados y gente que había desaparecido”, comentó Gómez.

Las fotografías de la muestra corresponden a víctimas y son recopiladas, “pero las imágenes de ejecución de tortura... esas las tomo yo, porque me interesa cómo se ve en el momento actual. Al final, creo piezas de arte”.