Jaylen Brown anotó 23 puntos y el base Terry Rozier 18, siendo el segundo máximo encestador de una lista de seis jugadores de los Celtics, que vencieron a los Cavaliers 107-94 para poner la serie 2-0.

El pívot dominicano Al Horford que logró un doble-doble de 15 tantos y 10 rebotes. Jugó 37 minutos en los que anotó 5 de 13 tiros de campo, incluido un triple de cuatro intentos, y 4 de 5 desde la línea de personal.

Además de capturar siete rebotes ofensivos, repartir cuatro asistencias, recuperar dos balones, no perdió ninguno, puso dos tapones y tampoco cometió faltas personales.

La victoria dejó a los Celtics con marca perfecta de 8-0 en los partidos en su campo del TD Garden en lo que va de playoffs.

LeBron admite

El alero estrella LeBron James y su equipo de los Cavaliers de Cleveland admitieron que están contra la pared, que las estadísticas no les favorecen, pero también son conscientes que todavía no están eliminados y que ahora van a jugar en su campo.

El sentir general dentro del vestuario de los Cavaliers, con James a la cabeza, es que han perdido los dos partidos que, en lógica, debían perder fuera de su campo, pero como locales la historia será muy diferente y están convencidos que pueden equilibrar a 2-2 la serie que disputan al mejor de siete.

"Pienso que estaré bien", declaró James, que aportó un triple-doble de 42 puntos, 12 asistencias y 10 rebotes. "Estoy convencido que no voy a perder el sueño por lo sucedido aquí".

James, que empató su mejor marca para un cuarto en un partido de playoffs al anotar 21 tantos, de los 27 que consiguieron los Cavaliers en el primero, recordó que a pesar de la derrota el equipo luchó hasta el final y estuvo metido en el partido.

"Cuando sales al campo y lo das todo, al final del día, al margen de cual sea el resultado, puedes sentirte tranquilo".

La historia y las estadísticas no favorecen para nada el futuro de los Cavaliers después que los Celtics tienen marca de 37-0 en las series de siete partidos de playoffs tras haber conseguido ganar los dos primeros.

"Para nada nos preocupan las estadísticas, lo que si tenemos muy claro es que si queremos eliminar a los Cavaliers deberemos luchar al máximo y eso es lo que vamos hacer cuando lleguemos a Cleveland", declaró el base Terry Rozier.

Los Celtics, al margen de lo que puedan hacer en los próximos dos partidos de visitantes, lo que si tienen bien claro es que la ventaja de campo sigue en su poder y en el TD Garden están invictos en lo que va de playoffs con marca de 9-0 y un promedio de 110,1 puntos por partido.

En la historia de la NBA, los equipos que ganan el primer partido de una serie por al menos 25 puntos tienen marca de 64-9 y 18 de esos triunfos han sido por barrida.

El dominicano Al Hoford, destacó que lo importante de los dos triunfos conseguidos en su casa ha sido el confirmar que dentro del equipo hay un grupo de jugadores, con el entrenador a la cabeza, que creen en lo que cada uno hace.

"Cada uno de nosotros tenemos confianza en lo que podemos aportar dentro del campo", subrayó Horford. "El grupo está acostumbrado a responder en los momentos más difíciles y siempre encontramos la manera de conseguir el objetivo final de la victoria".

El entrenador de los Celtics, Brad Stevens, admitió que el equipo había dado un pase gigante al ganar el segundo partido, no tanto por lo que puedan significar las estadísticas, sino porque volvieron a superar otro reto decisivo, que era el aguantar la reacción en el campo del mejor jugador que hay en la NBA como es James.

"Sabíamos que iba a salir al campo a demolernos y al final encontramos de nueva la manera, con nuestra defensa, de superar otra prueba clave de la madurez que ya hay dentro del equipo", subrayó Stevens. "Ahora debemos pensar en recuperar fuerzas en los próximo días y estar listos para el partido del sábado en Cleveland".

Foto: @Celtics