La OTAN condenó este miércoles la construcción y la apertura parcial del puente del estrecho de Kerch que une Rusia y la anexionada península de Crimea y consideró que representa "otra violación de la soberanía e integridad territorial de Ucrania".

"Rusia continúa demostrando una clara indiferencia por la ley internacional. La OTAN apoya a Ucrania y nosotros no reconocemos, ni reconoceremos, la anexión ilegal de ilegítima de Crimea", declaró en un comunicado el portavoz adjunto de la Alianza, Piers Cazalet.

La OTAN señaló además que la construcción del puente supone también infringir los derechos de navegación de Ucrania sus aguas territoriales.

El puente de 19 kilómetros, construido sobre el estrecho de Kerch sin pasar por territorio ucraniano, fue inaugurado hoy personalmente por el presidente ruso, Vladímir Putin, como una victoria simbólica en "un día histórico para Rusia".


Ucrania, por su parte, que se niega a renunciar a Crimea, aseguró que este nuevo "intento de legitimar la ocupación temporal de la península" será en vano.

La construcción del puente para conectar Crimea con la Rusia continental fue una de las promesas de Putin tras la anexión en mayo de 2014, después de una intervención incruenta en la península ucraniana y un referéndum no reconocido por Ucrania ni la comunidad internacional en el que la mayoritaria población rusa apoyó la "reunificación".

Estados Unidos también ha condenado la inauguración del puente con la "ocupada" Crimea por considerar que se hizo sin el consentimiento de Ucrania y que es "un recordatorio de la voluntad constante de Rusia de burlar el derecho internacional", según denunció la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.