Abra bien la boca mientras le escanean los dientes y después recuéstese mientras la impresora en tres dimensiones (3D) fabrica su dentadura postiza.

El escaneo de la boca y dientes del paciente permite producir un modelo tridimensional y una prótesis de cerámica, según informó hoy martes el Instituto de Investigación de Tecnología Industrial de Kunshan, sito en la provincia oriental china de Jiangsu.

Tradicionalmente, los dentistas sacaban moldes de cera de la boca y dientes de los pacientes. Estos se pulen varias veces antes de enviarse a los talleres donde se fabrican las réplicas postizas. El proceso puede llevar semanas.

"La impresión en 3D es eficiente y segura con materiales dentales", aseguró Wang Yungan, presidente de Porimy, una empresa de impresión 3D de Kunshan. Imprimir y colocar los dientes toma una semana.

La impresora cuesta entre 700.000 yuanes (unos 110.000 dólares) y 800.000 yuanes, una cuarta parte que las máquinas de importación.

China apoya el sector de la impresión 3D con medidas fiscales y facilidades de financiación, pues entiende que los sectores emergentes de alta tecnología son nuevos motores económicos.