La Semana de la Moda de Nueva York recibió por primera vez a un diseñador nativo de Hawái, Manaola Yap, que presentó una propuesta para primavera y verano de 2018 elegante y auténtica, cargada de símbolos culturales de sus islas.

Yap dirige la firma Manaola, que tras solo dos años en el circuito de moda local ha podido llegar a una de las pasarelas más reconocidas del mundo al conseguir trasladar la belleza, energía e historia de Hawái al arte visual.



"Mucha de nuestra cultura se ha perdido, así que quería asegurarme de que se mantiene en un futuro, y decidí incluirla en la moda para que se mueva y se cultive y para que más artistas utilicen la inspiración indígena", dijo Yap a Efe en una entrevista minutos después de su debut en Nueva York.

En su colección, llamada Kolani, el diseñador utiliza la repetición de los estampados tradicionales de Hawái para adornar sus prendas, que representan distintos factores de la naturaleza, como las olas, los corales, los rayos, o los frutos.



"La moda indígena es muy auténtica, y cuando tienes algo auténtico que viene de la cultura, la cantidad de energía y esplendor visual es enorme", explicó el hawaiano.

Solo dos colores han sido utilizados en todos los modelos de Kolani, el dorado y el negro, ya que la colección pretende rendir tributo a la desaparecida realeza hawaiana, de ahí la elegancia y majestuosidad de la mayoría de las prendas que propone Yap.



En el desfile, precedido de ceremonias, cantos y bailes tradicionales de Hawái, destacaron las faldas negras vaporosas y extremadamente ligeras, ceñidas a la cintura, cortas en la parte delantera pero con colas de varios metros de longitud estampadas con diseños dorados.

También apostó por vestidos largos y holgados para las mujeres, con los hombros a la vista, y algunos de amplias mangas largas, así como por voluminosos pantalones hasta el suelo, unos ceñidos a la cadera y otros a la cintura.



Para el hombre, Yap se decidió por trajes de chaqueta negros de corte recto, también con estampados dorados, y por pantalones de tiro bajo acompañados por sobrias túnicas negras de cuello cerrado y mangas largas.

La propuesta para primavera verano de 2018 de Manaola fue recibida con una gran ovación del público, entre quien había varios diseñadores consagrados de la isla.

"El año que viene esperamos volver a Nueva York, y esperamos también poder ir a París", reveló Yap, de 30 años de edad.