Expertos de países de América Latina y Europa se reunieron este martes en Asunción para analizar las políticas fiscales de la región y repensar los sistemas tributarios para reducir la desigualdad social y mejorar los servicios públicos.

La inclusión social a través de la política fiscal fue el tema central del VII Foro Fiscal de Latinoamérica y Caribe en el que se presentaron las experiencias de distintos países de la región, donde en los últimos años se experimentaron distintas tendencias, marcadas en todos los casos por la crisis económica global y también por las propias dificultades esta zona.

La representante del Banco Mundial en Paraguay, Celia Ortega, dijo durante su intervención que "los déficit fiscales en América Latina son más altos que en el resto del mundo y los niveles de endeudamiento también" y destacó que "las políticas fiscales pueden ser un arma muy útil" para proteger a los grupos sociales más vulnerables.


Sin embargo, el economista fiscal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Alberto Barreix señaló que "la política fiscal está retrasada" y puntualizó que impuestos como el IVA o la renta tienen unos 200 años.

Por su parte, el exministro chileno y miembro de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) Alberto Arenas invitó a los asistentes a desterrar mitos como que no se puede avanzar en inclusión social con incrementos impositivos y sostuvo que en la región "hay espacio para avanzar en impuestos a la renta".

Asimismo, también se mostró partidario de aumentar la inversión pública en épocas contracíclicas.

En el evento también participó la ministra de Hacienda paraguaya, Lea Giménez, quien comentó que Paraguay todavía debe trabajar en la equidad fiscal.

Su número dos, Humberto Colmán, añadió que el país puede "recaudar más por la vía de los impuestos directos" y añadió que el gasto social "todavía está por debajo de los niveles de los países de la región".