El Comité Nacional de Lucha Contra el Cambio Climático (CNLCC) demandó que el  vicepresidente de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Rubén Jiménez Bichara, explique por qué Punta Catalina está inundadas desde hace varios días.

A través de una nota de prensa colgada en la cuenta de Facebook de Enrique de León, dirigente del CNLCC, se calificó de "sumamente grave" la inundación: "Porque de ocurrir cuando estas plantas estén operando se produciría una catástrofe ambiental y probablemente se dañarían los equipos de esta termoeléctrica que no se fabrican para que funcionen bajo agua".

“Si el agua alcanzara los depósitos de carbón, de cenizas y escorias, contaminaría el suelo y el agua superficial y subterránea de la zona con metales pesados y con sustancias tóxicas contenidas en estos materiales, causando un daño irreversible”, explicó.

Informó que durante los últimos tres días las instalaciones de Punta Catalina están anegas de agua, tanto las oficinas como toda la zona de la construcción, después de varios días de lluvias y de fuertes marejadas provocadas por el paso del huracán Irma por el norte del país.

Señaló que durante el fin de semana circularon fotos y videos de esta inundación en las redes sociales y varios miembros del Comité residentes en Nizao se apersonaron a la entrada de la obra y no pudieron pasar por el lodazal y la gran cantidad de agua acumulada en el parqueo y en todo el área de la construcción.

“Punta Catalina es un lago en el cual se puede navegar. A pesar de que los empleados llegaron ayer, muy pocos pudieron entrar a las instalaciones y reportarse en sus puestos de trabajo”, describió.

Afirmó que esta es la segunda vez en este año que se ha inundado la construcción de Punta Catalina, la primera vez ocurrió el 29 de abril, a raíz de las fuertes lluvias que cayeron en la zona y el desbordamiento del arroyo Catalina que corre en las cercanía de la obra.

Manifestó que Jiménez Bichara y los ingenieros a cargo de la obra deben aclarar esta situación, porque la inundación está confirmando que la ubicación de estas plantas es errónea y que hay un mal diseño en su construcción. 

“Desde el punto de vista de la ingeniería lo que está pasando en Punta Catalina es una gran chapucería inaceptable para una inversión de alrededor de dos mil millones de dólares”.

Indicó que desde hace tres años el colectivo advirtió que el lugar era el menos indicado para instalar plantas de carbón y un puerto, basado en los mismos estudios de impacto ambiental que la CDEEE depositó en el Ministerio de Medio Ambiente.

Explicó que en Punta Catalina existe una fuerte rompiente de mar y está ubicada en el trayecto históricamente más frecuente de los huracanes por el Caribe, y en este lugar pasa una de las fallas sísmicas más importante de la isla, por lo que el sitio está bajo riesgo sísmico.

Advirtió que sería una irresponsabilidad de las autoridades continuar con la construcción de estas plantas en este lugar, en el cual no ha sido posible hasta la fecha evitar inundaciones aún sin que un huracán lo azote de forma directa.

“Habría que imaginar qué pasaría con estas plantas si un David o una Irma les pasara por encima, lo que no se puede descartar que ocurra en los próximos años”, comentó.

Consideró que estas inundaciones han revelado la fragilidad de una obra de la que en el futuro dependerá el 40% del total del suministro de la electricidad del país. “Esto debería producir serias alarmas por lo que implica para la seguridad energética del país”, puntualizó.

Exigió que los directivos de la CDEEE le ofrezcan de inmediato al país una explicación clara de esta situación y que no sigan ocultándola o ignorándola como lo hicieron con la inundación del 29 de abril y que hasta ahora han hecho ante la presente inundación.

Foto: Kelvin de la Cruz