Científicos diseñaron una enzima que puede degradar algunos de los plásticos contaminantes más comunes, lo que ofrece una potencial solución a uno de los mayores problemas ambientales del mundo.

Un estudio publicado hoy lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences, podría resultar en una solución de reciclaje de millones de toneladas de botellas de plástico hechas de polietileno tereftalato (PET), las cuales persisten cientos de años en el medio ambiente.

El profesor John McGeehan de la Universidad de Portsmouth y el doctor Gregg Beckham del Laboratorio Nacional de Energías Renovables del Departamento de Energía de Estados Unidos resolvieron la estructura cristalina de la PETasa, una enzima recién descubierta que degrada el PET.

Los investigadores utilizaron esta información 3D para entender cómo trabaja y durante el estudio, diseñaron sin darse cuenta una enzima que es incluso mejor para degradar los plásticos que una hallada en la naturaleza.

El equipo descubrió primero que la PETasa tiene algunas características inusuales, incluyendo un sitio activo más abierto que puede alojar polímeros artificiales en lugar de los naturales. La característica indicó que la PETasa podría haber evolucionado en un ambiente que contenía PET, lo que permite a la enzima degradar PET.

"Aunque la mejora es modesta, este descubrimiento inesperado sugiere que hay oportunidad de mejoras estas enzimas, lo que nos acerca a una solución de reciclaje para la creciente montaña de plásticos desechados", dijo McGeehan.

La enzima mutante también puede degradar furandicarboxilato polietileno (PEF), un sustituto biológico para el PET que es elogiado como reemplazo de botellas de cerveza de vidrio.

"El proceso de diseño es muy parecido al de las enzimas actualmente utilizadas en los detergentes de biolavado y en la fabricación de biocombustibles", dijo McGeehan.

"Existe la tecnología y una buena posibilidad de que en los próximos años veamos un proceso industrialmente viable para convertir el PET y otros sustratos como el PEF, el PLA y el PBS en sus bloques constituyentes originales para reciclarlos de forma sostenible", dijo McGeehan.