El secretario general del Consejo de Europa, Thorbjorn Jagland, alertó ayer lubes del "uso cada vez más agresivo de la tecnología para influir en los procesos electorales y sus resultados" y recordó que algunas técnicas pueden inclinar la victoria en circunscripciones sin un claro vencedor.

En su informe anual, Jagland apunta que las elecciones democráticas se ponen en entredicho por los amplios ataques contra todos los actores sociales, desde los gobiernos hasta los individuos.

Uno de los ataques más importantes es la desinformación a través de internet -ya sea con "bromas, propaganda, información engañosa o inexacta que se presenta como auténtica"- la cual induce intencionalmente al error político de los electores.

Destaca también el abuso de las redes sociales con la utilización de "trolls", que siembran la discordia provocando peleas en la red, y "bots", que difunden propaganda a través de mensajes automáticos en Twitter y Facebook.

En este sentido, critica la restricción de la libertad de expresión que provocan cuando "se ahogan mensajes reales bajo una avalancha de mensajes automatizados".

"Aún es demasiado pronto para conocer la eficacia de estas técnicas que influyen en el comportamiento de los votantes", señala Jagland, quien añade que "existen buenas razones para pensar que su impacto va a ser cada vez más importante".

Jagland divide su informe anual en cinco apartados: eficiencia, imparcialidad e independencia judicial; libertad de expresión; libertad de reunión y sindical; instituciones democráticas, y sociedades incluyentes.

El documento critica la influencia política en los nombramientos de jueces, el incremento de ataques físicos contra periodistas, la falta de transparencia en la propiedad de los medios de comunicación y que los eventos pacíficos sean vistos y tratados como peligrosos.

Asimismo, Jagland condena que el acceso a las cuentas de los partidos sea limitado, que los organismos de supervisión electoral carezcan de independencia y que los sistemas sancionadores sean inadecuados.

En referencia al informe sobre las quejas por corrupción en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Jagland califica de "inaceptables" las conductas indebidas de varios miembros y pide que se cumplan sin demora las recomendaciones realizadas.